El cine español, más cerca que nunca

La segunda edición del Ciclo Gas Natural Fenosa de Cine Itinerante ha dejado huella en diez ciudades españolas

Tras un mes y medio de gira, los Goya® ponen punto y final a la segunda edición del Ciclo Gas Natural Fenosa de Cine Itinerante, que ha llevado, a cada una de las diez ciudades epañolas por las que ha pasado, la proyección de alguno de los filmes seleccionados. Los Premios Goya® 2014 han sido la excusa perfecta para llevar el cine español de viaje, con historias que han sido presentadas por su director o uno de sus intérpretes que, de manera altruista, han apoyado esta iniciativa.

Gas Natural Fenosa y la Academia de Cine se han embarcado en la segunda edición de un ciclo que promueve la asistencia a las salas y pretende acercar al público trabajos cinematográficos con firma española de una forma innovadora. Hacer sentir al espectador dentro de la gran pantalla y palpar en sus manos el busto de un Goya®.

La primera parada del ciclo fue el 25 de enero en Los Barrios (Cádiz) un municipio andalúz que pudo conocer la que dos semanas después se alzaría con el Goya® a la Mejor Interpretación Femenina Protagonista, Marián Álvarez. La actriz presentó la opera prima de Fernando Franco, La herida. “En nuestro país se cuentan muy buenas historias y tienen que transmitirse por las vías adecuadas”, y el ciclo es una de ellas. Una inicativa que tanto Álvarez como Antonio de la Torre elogiaron. En la presentación de Caníbal en Sevilla, el intérprete malagueño agradeció “el esfuerzo que están haciendo para promocionar el cine español en todo el país”.

El siguiente destino fue Murcia, donde Carlos Bardem hizo hincapié en la labor que desempeñan todos los que hacen posible una película como Alacrán enamorado, adaptación de su novela homónima. El largometraje regresó a la gran pantalla el 1 de febrero y el 2 le tocó el turno a La gran familia española. Roberto Álamo, galardonado con el Premio Goya® a la Mejor Interpretación Masculina de Reparto, llevó a la capital levantina el filme que le dio la estatuilla. “Una de las mejores comedias cinematográficas de los últimos veinte años”, acentuó.

En la víspera de la gala de los Goya®, Zaragoza recibió el segundo pase de Alacrán enamorado. En esta ocasión, llegó de la mano de Hovik Keuchkerian, que se mimetizó con un público que “siempre me trata bien”, agradeció el actor.

El 15 de febrero, el ciclo continuó su recorrido por la capital aragonesa. Javier Ruiz Caldera visitó Valladolid con su comedia 3 bodas de más. Garante de la comedia española actual, defendió la heterogeneidad del cine nacional. “Hagamos el amor cinematográficamente”, reclamó Caldera. Al día siguiente, el ciclo se trasladó a Santander, donde, sobre todo los más pequeños, arroparon a Javier Gutiérrez y Javier Cifrián, en la sesión de Zipi y Zape y el club de la canica.

En Mataró (Barcelona), el 23 de febrero, le tocó el turno al pase de Todas las mujeres y María Morales se encargó de presentarlo frente a un público que ya era fan de la actriz desde su aparición en Gordos.

La semana siguiente, el ciclo dio el salto al archipiélago canario y se terminó convirtiendo en una fiesta del carnaval. Niños y no tan niños acudieron al cine con sus mejores disfraces para disfrutar de la proyección de Zipi y Zape y el club de la canica.  “La cinta habla de la necesidad de crecer, de llevar la contraria, vivir aventuras y hacer amigos”, explicó Álex Angulo en Las Palmas de Gran Canaria.

Y de una isla a otra. Mallorca fue la ciudad encargada de cerrar el ciclo, el 9 de marzo, con La gran familia española y sus protagonistas Patrick Criado y Arantxa Martí. Ambos intérpretes agradecieron a la Academia y a Gas Natural Fenosa la manera de acercar al público el cine español.

Ha sido un ciclo que quedará marcado por la variedad de géneros cinematográficos y la cercanía de los que hacen posible una obra fílmica con su público. Un público que ha tenido la oportunidad única de sentir el cine más próximo que nunca.