Jesús Carroza y Mariam Bachir llevaron El Niño a Torrelavega

Los cántabros conversaron con los actores después de la proyección, gracias al Ciclo Gas Natural Fenosa de Cine Itinerante

Cerca de 400 espectadores acudieron el pasado viernes, 6 de marzo, al Teatro Concha Espina de Torrelavega en Cantabria, para ver El Niño, con el Ciclo Gas Natural Fenosa de Cine Itinerante Premios Goya® 2015. La película fue presentada por los intérpretes Jesús Carroza y Mariam Bachir, que tras el pase también mantuvieron un coloquio con el público.

Los actores no pararon de sacarse fotos con los asistentes en el set del ciclo, en el que había también un Premio Goya®. Antes de que comenzase la proyección, la acaldesa de Torrelavega, Lidia Ruiz, agradeció a la Academia de Cine y a Gas Natural Fenosa por acercar esta iniciativa al municipio cántabro, así como a Bachir y Carroza por acompañar la cinta de Daniel Monzón. Recordó, además, que el teatro, antes de su reconstrucción, había sido un cine y se enorgulleció de que se utilizase ahora también con este fin.

Tras la proyección, los intérpretes mantuvieron un coloquio con los espectadores, presidido por Américo Gutiérrez, director del FICT (Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega), en el que compartieron anécdotas y entresijos del rodaje, el primero para Mariam, ya que se estrenó en la gran pantalla con El Niño. Carroza ya lo había hecho en 7 vírgenes, película por la que obtuvo el Goya® al Mejor Actor Revelación en 2005. Desde entonces, reconoce, ha cambiado mucho, y al coger el papel de ‘El Compi’ sintió que tenía una gran responsabilidad, ya que ahora era él actor experimentado, y quiso ayudar a sus compañero de reparto, entre ellos a Mariam, tal y como lo hizo en su momento Juan José Ballesta. Durante los ensayos y el rodaje, “se forjan amistades de verdad”, aseveró Carroza.

Por su parte, Bachir recordó con cariño su primer día de rodaje, en el que tuvieron que filmar tres escenas, entre ellas, la de la playa. “Había sólo un fragmento de arcoíris en el cielo que parecía pintado, y Daniel Monzón me dijo ‘¡mira! Los de atretzo lo han colocado para ti’”.

Ambos intérpretes consideran “preciosa” una iniciatica como la del Ciclo Gas Natural Fenosa de Cine Itinerante, con la que se acerca el cine español a localidades donde no existen salas en sus núcleos urbanos, y encima, de la mano de los que hacen posible estas historias.