Aca224web - page 40

ACADEMIA
38
DavidSerrano
La paciencia y su recompensa
H
ay algo curioso en cómo se hizo Tarde para la ira y es que, aunque
Raúl Arévalo no tuviera que matar a nadie, la forma en la que pre-
paró y esperó para rodar su historia como él soñaba tiene mucho
que ver con la minuciosidad con la que el personaje de Antonio de
la Torre diseña su venganza en la película. Durante años, Raúl pensó y
analizó de forma casi enfermiza todos y cada uno de los aspectos de su
ópera prima. Escribir el guión le llevó ni más ni menos que ocho años.
¡Ocho años! Solo por eso ya se merecería todos los premios del mundo.
No de forma continua, pero sí con la misma constancia con la que
actúa su protagonista, Raúl fue escribiendo su historia poco a poco,
dejando que creciera y que madurara y, exactamente igual que hace el
personaje de Antonio, él también se introdujo en la vida de los hom-
bres y mujeres que aparecen en su historia. Nada en Tarde para la ira
está ahí por casualidad; cada frase, cada localización, cada vestuario es
el resultado de una profunda reflexión y de muchísimo trabajo. Por eso
todo en esta película respira verdad.
Pero hay una diferencia fundamental entre Raúl y su protagonis-
ta: Raúl no estuvo solo. En este viaje le acompañó desde el primer
día David Pulido, un amigo suyo psicólogo que, como Raúl, nunca
había escrito un guión, pero que también tenía un inmenso talento
y un afiladísimo instinto para crear personajes y describir ambientes
y situaciones absolutamente reales y, al mismo tiempo, fascinantes.
David también tuvo la paciencia suficiente para aguantar esos años sin
desfallecer, intentando que cada revisión que hicieron del guión fuera
un poco mejor que la anterior.
Con el guión terminado, Raúl siguió sin tener prisa. Varios produc-
tores quisieron producirlo, pero él continuó esperando para que todo
lo que llevaba tanto tiempo preparando se terminara haciendo como él
creía que debía hacerse. Y por fin encontró a Beatriz Bodegas, una pro-
ductora que apostó y que se la jugó como nadie hace por una película,
y que también supo esperar, mimetizarse con esa historia y con esos
personajes, a la vez que entendía que las cosas que pedía su director no
eran caprichos ni cabezonerías de un principiante,
sino el resultado de una larguísima y profunda
reflexión. El empeño y la valentía de Beatriz y de
Raúl debería ser un ejemplo para todos los que
queremos hacer cine.
Y como a veces la vida sí es justa, les salió bien.
Igual que Antonio consigue llevar a cabo su ven-
ganza, los tres terminaron haciendo Tarde para la
ira. El resultado: un peliculón, una de las mejores
óperas primas de la historia del cine español. En
un mundo en el que cada vez se olvida todo antes,
estoy seguro de que dentro de muchos años se
seguirá hablando de ella. Su título en inglés termi-
nó siendo “La furia de un hombre paciente”. No
puede ser más acertado.
•David Serrano es director y guionista
Como el
protagonista de
su película, Raúl
y David supieron
esperar para lograr
su objetivo
MEJOR
GUIÓN ORIGINAL
David Pulido
y
Raúl Arévalo,
por Tarde para la ira
1...,30,31,32,33,34,35,36,37,38,39 41,42,43,44,45,46,47,48,49,50,...140
Powered by FlippingBook