Aca225web - page 33

ACADEMIA
31
cine español de una manera clásica, sino afrontar que el cine español
lo conforma una gran diversidad de hechos, más allá del binomio gran-
des obras de grandes autores (generalmente de ficción). El acceso y la
difusión del patrimonio cinematográfico español en los diversos niveles
educativos conlleva paralelamente formar en la conservación y la pues-
ta en valor de ese patrimonio en su sentido amplio (ver una película en
un formato accesible en clase o en una tableta lleva detrás un trabajo
y una inversión importantes). Por último, el aprender sobre cine lleva
a recuperar, siguiendo la estela marcada por diversos programas euro-
peos, el dispositivo cinematográfico como algo esencial. Dicho de otra
manera, significa contemplar como ineludible la experiencia de la sala
de cine, sin esta vivencia cualquier plataforma digital que acerque los
contenidos al aula o al estudiante estaría coja en la formación de públi-
cos y futuros cineastas.
El conocimiento del patrimonio cinematográfico debe ir parejo al
conocimiento de los cineastas que lo hacen posible. Es decir, se debe
contemplar el trato con los protagonistas del proceso creativo y de los
oficios cinematográficos poniéndoles cara y ojos como fórmula que
acerque desde la relación directa a los futuros espectadores con la pro-
ducción cinematográfica. Creemos que el conocimiento real del traba-
jo que hay detrás es la forma de promover el disfrute legal y respon-
sable de obras cinematográficas. Que conocer las dosis de entusiasmo,
vocación y profesionalidad que conforman las películas es el modo de
crear nuevos espectadores y formar nuevos cineastas. Además de ser
una forma esencial de acceder al conocimiento de las herramientas
expresivas del medio cinematográfico desde unas competencias que
vayan más allá de la teoría contenida en los libros,
manuales y guías docentes. La expresión cinema-
tográfica deja de ser puro análisis cuando se pone
directamente en relación con aquellos que la hacen
posible. Como Unión de Cineastas (donde se unen
práctica y teoría) no podemos más que proponer la
conexión inexcusable de la transferencia de cono-
cimientos sobre la expresión fílmica con aquellos
que la hacen posible con sus obras y su trabajo.
Para concluir, estimamos que lo ideal es que
en la educación cinematográfica tomen parte ac-
tiva instituciones, asociaciones y profesionales
del cine. De ahí que en esa línea estén nuestras re-
flexiones como asociación de cineastas.
Aunque queremos dejar constancia de que la
complejidad del tema a estas alturas del siglo XXI,
sin una acción global y estructural de carácter pú-
blico, implica como metodología necesaria el de-
bate abierto con todos los elementos implicados,
donde deben tomar un protagonismo evidente
los educadores que llevan años cubriendo el vacío
institucional, enseñando cine y audiovisuales, no
como simple apoyo a otra materias sino entendien-
do que la enseñanza del cine conjuga a partes igua-
les la alfabetización audiovisual y el reconocimien-
to del cine español como bien cultural en sí mismo.
• Marina Díaz López y Begoña Soto Vázquez. Unión de Cineastas.
Comité de Coordinación
1 Alejandro Bachmann in Conversation with Alain Bergala en
Bergala, Alain. “The Cinema Hypothesis. Teaching cinema in the
classroom and beyond”. Vienna: Österreichisches Filmmuseum,
2016. Pág. 119.
1...,23,24,25,26,27,28,29,30,31,32 34,35,36,37,38,39,40,41,42,43,...92
Powered by FlippingBook