Aca225web - page 52

Descubrir las emociones,
distinguir los géneros y
reconocer la autoría. Esta es
la filosofía de los mecanismos
puestos enmarcha
CINE Y EDUCACIÓN
H
asta finales de los años sesenta, el programa Educación y
cine se hizo principalmente en los cineclubs. Cerca de 10 000
asociaciones, en su mayor parte en las instituciones escolares,
acogen cada año a miles de cinéfilos. La crisis que sacudió a los
cineclubs a finales de los años setenta, la bajada de la taquilla y la
decadencia de las salas incitaron al Estado a impulsar una política
de reconquista del público. La educación cinematográfica de los más
jóvenes se convirtió en una prioridad nacional que debía contribuir a
salvaguardar este sector, tanto por lo que representa económicamente
como culturalmente.
A su llegada al Ministerio de Cultura en 1981, Jack Lang pone en
marcha un plan ambicioso que se traduce, entre otras medidas, en
una ayuda a la creación cinematográfica, la renovación del parque de
las salas y la puesta en marcha de un programa de educación y cine
destinado al público joven.
El éxito de este plan se sustenta en la firma en 1983 de un acuerdo
entre los ministerios encargados de la Educación Nacional y de la
Cultura, y cinco años más tarde por una Ley sobre la enseñanzas
artísticas que confirma que estas disciplinas (teatro, cine, música...)
formarán parte, a partir de ese momento, de la formación escolar
primaria y secundaria. Apoyándose en estos textos, el Centro Nacional
de Cine (CNC) pone en marcha progresivamente entre 1983 y 1998 unos
dispositivos con el objetivo de dar a cada joven las bases de una cultura
cinematográfica y audiovisual mediante el entendimiento de las obras,
de sus creadores y a través de la práctica.
El primer dispositivo es Colegio y cine destinado a alumnos de ESO
(jóvenes entre 11 y 15 años) que nace en 1989. Le sigue en 1995 Escuela
y cine (para los niños entre 5 y 11 años) y en 1998 el programa Escuela
secundaria y Formación Profesional para los jóvenes de Bachillerato y
Formación Profesional.
Se podría resumir la filosofía de estos dispositivos indicando que,
con Escuela y cine, los niños descubren la magia del séptimo arte, de la
sala, de la pantalla grande, de las emociones; con
Colegio y cine, aprenden a distinguir los géneros y
las cinematografías; con Escuela secundaria y Cine
se convierten en jóvenes cinéfilos y espectadores
capaces de reconocer un autor y una escritura
cinematográfica.
Todos estos dispositivos se basan en unos
principios y objetivos similares. Sus objetivos son
formar el gusto y suscitar la curiosidad del alumno
y del joven espectador por el descubrimiento de
obras cinematográficas en salas, en su formato de
origen.
En efecto, para Alain Bergara, “si el encuentro
del cine como arte, como cultura esencial, como
memoria, no pasa por la escuela, hay muchos
niños para quienes no pasará por ningún sitio. La
escuela es, para un gran número de niños, el único
lugar donde este encuentro con un cine diferente
puede tener lugar”.
Los dispositivos también proponen facilitar
el acceso al mayor número de alumnos y
jóvenes en todo el territorio nacional a la cultura
cinematográfica para participar en el desarrollo
de una práctica cultural de calidad, favoreciendo
un vínculo regular entre los jóvenes y las salas de
cine.
Para alcanzarlo, contamos con la intervención
de cuatro partes: el Ministerio de Educación,
el Ministerio de Cultura con el CNC, las
Direcciones Regionales de Asuntos Culturales
y los entes territoriales y los profesionales del
cine (exhibidores, distribuidores, técnicos y
asociaciones) se han involucrado totalmente
en esa operación, cada uno en función de sus
recursos y de sus competencias.
Así el Ministerio de Educación ha aceptado
enseguida que Educación y cine se haga dentro del
horario escolar (en general por la mañana) y que
los alumnos estén autorizados a desplazarse hasta
las salas.
Como promotor principal de la operación, el
CNC ha negociado con los profesionales un precio
módico para las entradas (hoy es de unos 2,50
euros) así como el porcentaje de reparto de la
taquilla entre los distribuidores y exhibidores. El
CNC se ha hecho cargo de los gastos de fabricación
Pierre Forni
La experiencia francesa (1989-2017)
ACADEMIA
50
1...,42,43,44,45,46,47,48,49,50,51 53,54,55,56,57,58,59,60,61,62,...92
Powered by FlippingBook