Aca225web - page 85

ACADEMIA
83
Pocas décadas después de su nacimiento, la
música audiovisual era considerada un arte, y a mi-
tad del siglo pasado ya estaba siendo discutida por
filósofos como Theodor W. Adorno o impartida en
universidades tan asociadas al séptimo arte como
la University of Southern California. Como ámbito
de estudio, el fenómeno de la audiovisión tarda
unas décadas más en llegar a nuestro país, pero
gracias a la labor realizada por profesionales del
cine como el compositor José Nieto o historiadores
como Josep Lluís Falcó, el cine y su música tam-
bién se han convertido en una de las disciplinas
más atractivas para estudiantes, cinéfilos y meló-
manos. Nuestros dos protagonistas, Alejandro Ro-
mán (Madrid, 1971) y Arnau Bataller (Alzira, 1977),
no pueden mostrarse más entusiastas al respecto.
Ambos han optado exitosamente por compaginar
la composición con la docencia y esta ‘doble vida’
sigue deparándoles enormes satisfacciones.
Autor y orquestador de más de una veintena
de bandas sonoras, múltiples obras de concierto y
Profesor de Composición para Medios Audiovisua-
les en el Real Conservatorio Superior de Música de
Madrid, Román dirige además el Máster de Compo-
sición Musical Cinematográfica de la Universidad
Alfonso X el Sabio y es autor de varios libros sobre
el tema como El lenguaje musivisual, semiótica y
estética de la música cinematográfica. “Aunque es
fundamental la preparación técnica del alumno, en
nuestro conservatorio se respeta la personalidad
creativa de cada estudiante, y no se fuerza a una
enseñanza uniformizada como podría ser el caso
de universidades norteamericanas como Berklee”,
expone. “Creo que es muy importante proporcio-
nar a los alumnos una base técnica sólida, pero
también fomentar que ellos mismos vayan desa-
rrollando su propio lenguaje. Eso es lo que trata-
MÚSICA DE PELÍCULAS
Alejandro Román y Arnau Bataller compaginan la composición con la docencia
Doble vida
Página realizada
con la colaboración
de Musimagen
Miguel Ángel Ordóñez y David Rodríguez Cerdán
mos de conseguir desde nuestro RCSMM, y a la vista de los resultados
creo que lo hacemos”.
Bataller, conocido por sus espectaculares arreglos sinfónicos, ha
firmado la música de medio cententar de bandas sonoras y es Profesor
de Composición para Medios Audiovisuales en la Escola Superior de
Música de Catalunya (ESMUC). “Mis clases las enfoco principalmente
para que el compositor desarrolle la capacidad de relacionar imagen con
sonido. Siempre digo a mis alumnos que hay que saber escuchar la ima-
gen para ver la música. Normalmente, el compositor sin experiencia en
el audiovisual tiende a utilizar la imagen como excusa para desarrollar
su música, no como elemento generador. Además de ser un compositor
que domine una gran diversidad de técnicas, que tenga gusto y criterio,
ha de saber interpretar correctamente las necesidades dramáticas de la
imagen: en definitiva,
¡
tiene que aprender a hacer cine!”
Sobre los requisitos que conforman al ‘perfecto compositor cinema-
tográfico’, Román lo tiene muy claro. “Un compositor ha de dominar
al menos un instrumento, y adquirir profundos conocimientos en ar-
monía, contrapunto, instrumentación y orquestación. Es fundamental
que conozca el lenguaje cinematográfico, el significado que tienen las
imágenes en relación con el guión y las técnicas de montaje. Por otra
parte ha de dominar las técnicas de sincronización, secuenciación, gra-
bación, mezcla y masterización, la edición de partituras y otros aspec-
tos profesionales”. En total sintonía con su colega madrileño, Bataller
considera que nunca debe perderse de vista (o de oído) el factor técnico
en el desarrollo de un compositor especializado en imagen. “Si antes de
escribir una pieza para orquesta un estudiante no domina la escritura
para un instrumento solo, por mucha creatividad que tenga no sabrá
como trabajar una formación tan grande”.
El ideal, como ambos apuntan, es que el compositor cinematográ-
fico sea “un cineasta”. Pero también coinciden en señalar que el límite
entre la creación funcional y la personalidad artística del compositor
audiovisual es un asunto peliagudo. Mientras que Román insiste en que
“el director o productor debería confiar más en el compositor, abrién-
dole más posibilidades creativas”, Bataller se muestra prudente al res-
pecto: “El espacio para el lucimiento personal está en el que la película
necesite. Intentar forzar las costuras de la película para dejar espacio a
la música es un error de base.”
1...,75,76,77,78,79,80,81,82,83,84 86,87,88,89,90,91,92
Powered by FlippingBook