Aca226web - page 39

ACADEMIA
37
¿Qué impresionesgenerael cine iberoamericano fueradenuestras fron-
teras?
Es un cine novedoso, que se hace muchas veces con pocos recursos y
exigiendomucha creatividad. ¿Cómonos ven? Creoque como sociedades
muy símiles peromuy diversas, con todo unmundo por descubrir. He ahí
el interés de muchos productores en seguir explorando este imaginario.
¿Cómo podría construirse una industria comúnmás vigorosa?
Yo solo soy un actor, pero para hacer industria lo primero que se ne-
cesita es generar interés. En este cine hay algo nuevísimo, hay pausas,
silencios, intensidades y paisajes que mostrar. Es importante que cada
país tenga plataformas donde promocionar su cine, pero para tener esos
mesones llenos de ofertas debe haber una oferta concreta e interesante,
y Latinoamérica la tiene.
¿Qué es lo verdaderamente importante?
Lo principal es producir propuestas con identidad, aún con las difi-
cultades que se tengan. En Latinoamérica eso nos ha costado, porque
hemos estado siempre muy a la sombra del gigante que es la industria
norteamericana, pero hay que tener la certeza de que nuestras historias
son válidas y podemos acceder al interés de generar las alianzas que per-
mitan los dineros.
¿Quépapel ha jugadoEuropaenel crecimientodel cine latinoamericano?
Esmuy importanteque en los últimos años hayan surgidoplataformas
donde podamos interaccionar, como los Platino o los Fénix, pero curiosa-
mente ha sidoEuropa la que nos ha unido: cineastas locales se han encon-
tradoen losGoya, enCannes oenVeneciayhandescubiertoquehablamos
elmismo lenguaje, que tenemos identidades compartidas. Es importante
que caigan las defensas y afloren los intereses en estas relaciones, porque
cuando caen las defensas se vencen los miedos y los resquemores.
¿Ha cambiadoen losúltimos años, a su juicio, lapercepciónde los cineas-
tas iberoamericanos en Hollywood?
Tengo la impresión que ha habido un cambio respecto a la percepción
de lo latino, porque antes se identificaba con lo chicano. Para la industria
hollywoodiense siempre hemos sido lo bárbaro, lo que estabamás allá de
sus fronteras, pero hubo unmomento enque empezaron a considerarnos
serios, y en eso contribuyó mucho el desarrollo y la emergencia del cine
mexicano. A ojos de Hollywood surgió una diversidad que ni soñaban.
¿Qué ocurre con los intérpretes?
El problema de la actuación siempre es el problema del acento, por-
que para ser pintor, bailarín o músico se requiere la disciplina misma. La
pintura es pintura en todas partes delmundo, pero los actores trabajamos
con idiosincracias, con acentos distintos... Por difícil que sea, comienzan
a abrirse posibilidades para los actores iberoamericanos en Hollywood.
¿Cuánto durará esto?
No se sabe, porque así como la apertura de EE. UU. a Cuba ha durado
solo una administración, no se sabe cuán duradera será la apertura de
Hollywood a otras caras y otras formas de actuar. En este minuto siento
que se está abriendo la puerta, pero no vaya a ser que se cierre súbita-
mente. Yo no confiaría mucho.
¿Cuesta para un actor salir a trabajar fuera?
Tendemos a ser cómodos, tímidos tal vez, y quedarnos en nuestros
lugares de origen, muchas veces porque hay que tener voluntad de salir,
generar relaciones y estar dispuesto a comenzar denuevo, aque tepaguen
menos hastahacerte conocido, aviajar y robarle tiempoa tuvidapersonal.
Es difícil, pero hay que tener esa voluntad.
¿Sus problemas son los mismos allá donde
trabajen?
Somosuna tribuquepulula, tenemos losmismos
problemas y somos igualmente problemáticos e in-
conformes en todas partes delmundo. La gracia que
tiene el cine es que es algo bastante militarizado, tú
te encuentras con lamisma jerarquía en todas partes
del mundo, y que bueno que sea así, porque resulta
muy útil para ubicarse. Los actores sudamericanos,
a diferencia de los mexicanos acostumbrados a un
estilo de producciónmás gringo, no contamos siem-
pre con la comodidad para cambiarnos, nos maqui-
llamos en un rincón de la locación... Son ese tipo
de cosas las que dan la diferencia, pero también el
encanto.
¿Qué historias cree que funcionan mejor en este
continente?
Nos une el habernos dado cuenta que el mundo
íntimoes elmismoaquí que enotros países: cambian
las ciudades, los paisajes, los acentos y los estilos,
pero las violencias son las mismas, porque hemos
pasado el mismo tipo de episodios dolorosos: ha ha-
bido dictaduras, ha habido sangres...
¿Nos une el dolor?
Mucho. Es terrible, pero es así. Tenemos histo-
rias de dolor que nos hacen estrechar lazos. Tam-
bién historias de inocencia. Cuando compartimos
el profundo dolor y la candidez siento que nos en-
contramos
¿Tiene algún deseo para el cine iberoamericano?
¡Que las barreras sigan abajo! Que sigamos con
vocación de encontrarnos y de sentir que nuestro
idioma, a pesar de las diferentes sonoridades, es el
mismo. También que esto no sea algo únicamente
sentimental, sino que se trasunte en una colabora-
ción real, en capitales que llegan para construir his-
torias. Hay un rol interesante que están cumpliendo
las plataformas de distribución, como Netflix o Mo-
vistar +, que empiezan a hacerse cargo de esta diver-
sidad, porque ven que detrás de ella hay posibilidad
de éxito en términos económicos.
Ese será el gran éxito de la comunidad cinemato-
gráfica iberoamericana.
Ese encuentro debe seguir mientras exista la
noción fuerte de que somos una gran patria. No
vaya a ser que Chaves se retuerza en su tumba
cuando se dé cuenta que el sueño bolivariano se
realizó no con la espada arriba del caballo, sino a
través de los guiones y las cámaras en el set. Que la
gran hermandad bolivariana se encuentre a través
de este arte, del cine, y no mediante las revolucio-
nes. Más allá de las posturas políticas, me gusta
creer que el arte es el que nos une y será el que nos
haga encontrarnos.
1...,29,30,31,32,33,34,35,36,37,38 40,41,42,43,44,45,46,47,48,49,...112
Powered by FlippingBook