Aca226web - page 49

E
n el Programa Ibermedia, que se prepara para celebrar su 20
aniversario, tenemos la firme voluntad de seguir fortaleciendo ese
espacio audiovisual iberoamericano que hemos ayudado a crear
junto a la Conferencia de Autoridades Audiovisuales y Cinema-
tográficas de Iberoamérica-CAACI (que este año celebra también su
primer cuarto de siglo) y de seguir promoviendo la política de copro-
ducciones que ha hecho posible que cientos de proyectos audiovisua-
les desarrollados por la interacción de nuestras cinematografías se
conviertan en esas películas “realmente buenas, cautivantes y cerca-
nas a nuestro corazón”. Tenemos la sensación de estar realizando una
importante labor de fortalecimiento del espacio audiovisual iberoame-
ricano, cuya mayor recompensa es seguir realizándola.
De 1998 a 2017, el Programa Ibermedia que hoy aglutina a 20 países
de Iberoamérica –incluido el recién incorporado Italia–, ha contribuido
con fondos a la coproducción de 787 proyectos cinematográficos, lo
cual se traduce en un apoyo directo a más de 2 000 empresas y 10 000
profesionales de la industria audiovisual. También con 283 ayudas a
la promoción y distribución; 298 ayudas a la exhibición; 859 ayudas a
proyectos en desarrollo; y 2 842 becas de formación en todos los países
iberoamericanos. Todo ello a través de 25 convocatorias en sus casi dos
décadas de fecunda existencia en la que se han invertido 93 millones
de dólares.
Pero en Ibermedia también tenemos vocación autocrítica y capaci-
dad para reformular nuestras acciones de acuerdo con las dificultades
que se nos van planteando. Ese paso tan necesario, como es dejar
de hacer aquello que no está funcionando bien y cambiar de foco, lo
hemos dado por ejemplo en las modalidades de distribución y exhibi-
ción, al proponer la creación de Ibermedia TV, una red de difusión que
contribuye a la formación de audiencias para nuestro cine y a no per-
der un público que nos es propio, como es el de las televisiones públi-
cas y el de los fondos públicos de apoyo al cine. Ibermedia TV genera
contenidos para una televisión que los necesita, sin dejar de incentivar
la producción mediante ayudas económicas, de ahí que a nuestro pare-
cer sea una iniciativa fundamental para el cine iberoamericano.
Es nuestra voluntad reinventarnos. El trabajo con las instituciones
no acababa de convencernos, así que les dimos un giro hacia lo que sí
nos salía bien: los talleres. Así, hemos afianzado el trabajo de forma-
ción en los tres talleres que hoy son pilares de Ibermedia. El primero es
el de Desarrollo de Proyectos Iberoamericanos, el más grande, con más
de 1 000 proyectos presentados y una duración de seis semanas, para
obras que estén ya avanzadas en la etapa de guión y solo les falte el úl-
timo toque para pasar a producción. Luego tenemos el de Centroamé-
rica y Caribe, pues vimos que era una región con
muy buenos cineastas y muy buenas ideas pero
donde nos merecía la pena prestar más atención,
y creemos que los resultados están ahí, caen por
su propio peso, con proyectos que se estructuran
mejor y llegan con mayores posibilidades de pro-
ducción al primero, el iberoamericano. Y en tercer
lugar, pusimos el foco en la región andina con el
Taller de Desarrollo de Ideas ‘El viaje andino del
héroe’, que está dando magníficos resultados
porque es muy novedoso —además de únicamente
nuestro— en su voluntad por acompañar el desa-
rrollo de un proyecto desde su fase embrionaria.
Iberoamérica tiene su propia manera de contar
sus historias. De contarse, de explicarse a sí mis-
ma. En el Programa Ibermedia creemos que el cine
encontró en nuestra comunidad formas de expre-
sión que se acercan al bolero, al tango, al fado o al
cante jondo y no a los blockbusters de Hollywood o
al cine escandinavo. Hoy vemos que esa forma de
contarnos a nosotros mismos está conquistando
cada vez más a más gente en los últimos años, y
que la interacción mestiza de nuestras cinemato-
grafías produce mejores películas.
Queremos dedicar nuestra reflexión final al
futuro y a los retos en los próximos años. Vie-
nen tiempos duros no solo para el cine sino para
nuestros países. Tiempos de crisis y estrecheces
económicas, y también de cambios profundos en
todo lo que rodea la actividad cinematográfica y
audiovisual. Más allá de la irrupción de las nuevas
tecnologías, que ya las tenemos aquí, se está
produciendo un cambio en las formas de financia-
ción de nuestro cine que va de las subvenciones
a un modelo que cada vez da mayor cabida a la
vinculación de la empresa privada con la cultura.
No sabemos cómo va a repercutir eso en el cine
iberoamericano y en los objetivos que creemos
que cumple Ibermedia.
• Elena Vilardell es Secretaria Técnica de la Unidad Técnica CACI -
Ibermedia
ElenaVilardell
Autocrítica, reformulación
y reinvención
LA MIRADA IBEROAMERICANA
Ibermedia
ACADEMIA
47
1...,39,40,41,42,43,44,45,46,47,48 50,51,52,53,54,55,56,57,58,59,...112
Powered by FlippingBook