Aca226web - page 64

ACADEMIA
62
El telón de fondo es un cine español que ha demostrado su
calidad y al que Cannes –que ha reconocido a Buñuel, Saura,
Almodóvar, Erice, Berlanga, Albert Serra, Oliver Laxe, Juanjo
Giménez, José Luis Gómez, FernandoRey, FranciscoRabal, Al-
fredoLanda, Javier Bardemy a las actrices deVolver, entreotros
representantes denuestra cinematografía–, nopresta atención.
Presente en el último Cannes con la película mexicana Las
hijas de Abril, que se alzó con el Premiodel Jurado en la sección
Una cierta mirada, Emma Suárez intuye que nuestra industria
“necesita apoyos para poder producir filmes que nos represen-
ten en un festival de este nivel”.
España estuvo en Cannes con una película en competi-
ción oficial en los años del franquismo, de 1960 a 1969. Una
puntualización curiosa que hace Enrique López Lavigne, para
quien esta particularidad es “para pensárselo”. Dice el produc-
tor que nuestro cine está básicamente orientado “a satisfacer
la demanda del espectador de fin de semana que se aloja en
los centros de ocio. Hemos perdido cuota de pantalla y este ha
sido, tras la tormenta perfecta consolidada con el cambio de
modelo de negocio y de consumo, piratería y crisis económica,
la prioridad principal de nuestra industria”. Para el que es uno
de los artífices del desembarco internacional del cine español,
esto no quita para que “los autores apenas apoyados por una
industria que mira a otro lado, establezcan complicidades en
espacios alternativos y siempre en los márgenes de la finan-
ciación, bien producidos por sí mismos como Almodóvar o
Rosales, bien allende los Pirineos como Albert Serra o Pedro
Aguilera, atravesando los mares y océanos como Isabel Coixet
o enmanos de algunos productores independientes con ilusión
como Fernando Franco”. Una batalla que López Lavigne está
dispuesto a librar con Carlos Vermut (Quién te cantará), “si el
tiempo y la película nos lo permite. Eso sí, un puñado de pelí-
culas mucho menos numeroso y auxiliado que el resto de las
cinematografías europeas, que no solo cuentan con tradición
sino con ayudas para apoyar a estos autores que exportan su
cultura donde quiera que van”, resalta.
“He llegado a pensar que los organizadores de Cannes son
cortos de vista y, aunque sean los vecinos de arriba, no nos ven
a los que estamos más abajo. Mucho menos a nuestras pelícu-
las”, destaca Ramón Colom. El presidente de la Federación de
Asociaciones deProductoresAudiovisuales Españoles (FAPAE)
indica que la selección oficial de este festival es el resultado
“de una batalla comercial increíble. Para una selección de 40
títulos haymás de 1 000 candidatos. ¿Quiéngana?Aquellos que
tienen intereses en el cine francés. No solo ellos, es cierto. Pero
algunos sí que lo son”.
El cine español atesora solounaPalmadeOroen suhistoria,
la que ganó Luis Buñuel en 1961 con Viridiana. Pere Portabella
produjo esta emblemática historia cuya proyección en el cer-
tamen galo fue “la bomba”, recuerda el veterano productor,
director, guionista, artista y político, para quien el mercado
manda en los históricos festivales. “Domina el criterio de las
grandes productoras mundiales y el cine español no puede
competir conellas”, dicePortabella, quedestacaqueCannes en
otros tiempos ha programado historias dirigidas “por personas
con talento como Berlanga, Saura y Erice”.
¿Igualdad de oportunidades?
Una sección oficial con directores consagrados y con pe-
lículas autorales de elevado presupuesto firmadas por gran-
des nombres. Así resume Emma Lustres su opinión sobre las
selecciones de Cannes, una muestra “en la que hay un espacio
muy limitado para las sorpresas y los autores desconocidos, y
donde la presencia de títulos franceses es abrumadora. Debe-
rían ser más ecuánimes con este tema porque la sensación es
que no todos compiten con las mismas posibilidades”.
La productora de Celda 211 y Cien años de perdón también
anota la influencia que tienen en el mundo del cine los paí-
ses que están en situaciones complejas. “A España no tienen
quemimarla, lo que nos saca un poco de las opciones de ‘tener
que estar’. Y también afecta que en los últimos años nuestra
industriaha caminado, sobre todo, hacia las películas de género
comerciales y cine de autor de bajo coste, que no tienenmucha
cabida en Cannes”, cree Lustres, que está arrancando el nuevo
filme de Dani de la Torre, La ley del plomo.
Como organizador de un festival, el de Málaga, Juan Anto-
nio Vigar resalta lo complejo que es armar una selección, “en
la que, por cada película elegida, hay decenas de descartadas.
Quiero ydebopensar queCannes noha contado conel cine ibe-
Actualidad |
Cannes
“En Cannes domina el interés de
las grandes productoras mundiales”
pere portabella
1...,54,55,56,57,58,59,60,61,62,63 65,66,67,68,69,70,71,72,73,74,...112
Powered by FlippingBook