Aca227web - page 16

ACADEMIA
14
FestivaldeSanSebastián2017
| Sección Oficial. A competición
AntonioMéndez Esparza
|
La vida y nada más
Una breve
familia
H
asta ahora, junto a mi cómplice en el envite, Pedro Hernández
Santos, he hecho dos largometrajes (él ya lleva unos pocos más).
Aquí y allá se estrenó en 2012, y tras un viaje largo, tanto para
financiar como filmar y editar, tuvimos un encuentro hermoso
con audiencias en multitud de festivales. Poder hacer esa película fue
un regalo, y ahora hemos vuelto a encontrar la misma suerte.
Hasta ahora las películas que hemos hecho juntos han sido casi
accidentes. Al menos para mí, en toda creación hay algo de fortuito,
y quizás en mi caso tenga especial relevancia. Aquella película fue
fruto de vivir en Estados Unidos en una ciudad extraña, cosmopolita,
laberíntica, donde la lengua te une al emigrante ilegal de una manera
quizás algo ficticia. Aquella película fue una acción continua de
descubrir el mundo de su protagonista, Pedro, el mesero, el padre, el
reponedor, el músico… el que dejó a su familia para poder ayudarles.
Y descubrí un mundo que era incapaz de imaginar, de maestros
entregados, de amor a su tierra, una familia de caricias alejadas, de
palabras suaves, el día a día, y la incertidumbre del mañana. E intenté
hacer al espectador cómplice de ese descubrimiento.
La vida y nada más es otro intento. El devenir de la vida me lleva a
Florida a trabajar como profesor universitario. Una reciente paternidad
me acompaña. Pasan un par de años y hacer otra película cada vez
parece más lejano. Mis estudiantes, cada cuatro
meses, hacen un corto. Entusiastas, se llevan
de vez en cuando palos y caminan sin miedo.
Escribí un relato, y corrí a encontrar y abrazar a
los personajes. Fue una carrera larga, de fondo,
tardamos año y medio en encontrar a los actores
no profesionales. Cada etapa tiene una capa de
descubrimiento, de sorpresa, de intimidad. De
acercarte al retrato. Y quizás el inmenso casting
fue el periodo de mayor deslumbramiento.
Uno de los estudiantes, que me ayudó a hacer
el reparto, me decía “ya solo hacer el casting es un
descubrimiento”. Por esta razón este proceso era
un acercamiento al mundo que perseguíamos, a
las historias que queríamos conocer. Testimonios
llenos de coraje, humildad, equivocaciones y
esperanza. El proceso de casting hizo la película
posible. Allí encontramos a todos los personajes.
Ya filmando, yo no les dirijo, más bien ellos
me llevan de la mano. Me guían, enseñan,
muestran y a veces se esconden. Si hago algo, es
tratar de descubrirles si se esconden. Creo que la
película solo es posible con ellos. Solo así puede
transmitirse esa realidad que yo no conozco, y a la
que ellos me deben invitar.
Los actores, en mi caso los no actores, son
todo. Ellos hacen que el texto cobre vida. En mi
caso, que el texto –que no es más que apenas un
mapa– se convierta en una realidad certera.
Es una película de pequeño presupuesto,
con un equipo pequeño, compuesto por parte
de mi equipo anterior, gente con experiencia y
gente nueva, en su mayoría estudiantes de la
escuela. Fue una mezcla ecléctica, pero muy
enriquecedora para todos. Una familia, breve, a
la que le debo esta película. La película pareció
imposible de acabar. El equipo está entregado a la
película, pero a uno quizás siempre le parece poco.
El día siguiente siempre es una preocupación,
un miedo. El rodaje siempre me parece lo más
“Durante el rodaje, me
ayudó pensar en Martin
Scorsese pegando gritos”
1...,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15 17,18,19,20,21,22,23,24,25,26,...124
Powered by FlippingBook