Aca227web - page 33

ACADEMIA | Ricardo Darín
31
distintas latitudes iberoamericanas, no necesite ser tradu-
cida. Obviamente todos tenemos que aguzar un poquito el
oído. Recuerdo cuando vi Barrio, una maravilla de película,
pero los primeros diez minutos no entendía nada, hasta que
el oído se me acostumbró. Hace falta solo ese pequeño es-
fuerzo.
Siempre se cita como el gran déficit del cine iberoamericano
la falta de distribución: hay muchas películas que no llegan, aun
cuando son coproducidas entre varios países. ¿Coincide en el
diagnóstico?
Coincido tristemente. Algo ha ocurrido que no ha acompa-
ñado el esfuerzo de las productoras y otros entes nacionales, y
la respuesta hemos de buscarla en la injerencia de las grandes
empresas a la hora de distribuir y de achicarnos el espacio. Y
también, por qué no decirlo, en el gusto y el paladar de algunos
distribuidores. Yo tengo la suerte de viajar mucho, paso algu-
nos meses del año en España, y he tenido la oportunidad de
ver películas que me encantaría que se vieran aquí. No solo en
Buenos Aires: enMontevideo, en Santiago, en Lima…en todos
los rincones latinoamericanos. Estoy seguro de que llegarían
al corazón de la gente. Ahora noto que algunos distribuidores
están afinando el gusto en ese sentido, e intentan traermaterial
con más frecuencia. Tengo confianza en que esta situación se
va a revertir.
Precisamente con una coproducción llega a San Sebastián,
La cordillera
. En ella encarna al presidenteHernánBlanco: pode-
roso, complejo, disfrazado de hombre común… ¿Cuál es su histo-
ria con este personaje?
El personaje me llega de la mano de Santiago Mitre y Do-
lores Fonzi, que me presentaron esta idea hace un tiempo,
cuando todavía no estaba terminada la primera versión. Desde
el principiome interesó la idea de hablar de la problemática de
un alto funcionario, con la presión de una exposición pública
notoria y que al tiempo tiene que lidiar con cuestiones perso-
nales, familiares, íntimas. Esa fusiónme pareciómuy atractiva,
así que desde el principio les dije que me interesaba.
Después el proyecto tomó una envergadura que no sospe-
chaba, yhoyendía estamos conmovidospor la repercusión. Ca-
sualmentemañana [por 15 de agosto] se estrena la película aquí
enArgentina, y ayer [por 13 de agosto] hubo elecciones. Ha sido
una casualidad yno alcanzo a imaginar las posibles reacciones.
La cordillera
se disfraza de
thriller
político para acabar reve-
lando relaciones familiares, percepción de unomismo, secretos,
poder… ¿Qué le ha movido de esta historia?
Tiene muchas capas, es un guión que ha sido escrito con
mucha inteligencia, con mucho tacto también. Logra inmis-
cuirse por rendijas imperceptibles. Permite que posemos lami-
rada en zonas a las que normalmente los ciudadanos comunes
no llegamos. Esos momentos en los que los altos funcionarios
se quedan solos, con su propia conciencia. Eso es lo que me
resulta más interesante.
Con Mitre es la primera vez que trabaja, pero en su carrera
parece haberse convertido en intérprete de confianza de Juan
José Campanella, Cesc Gay, Pablo Trapero… ¿le gusta repetir con
los realizadores?
No es que especialmente me guste, aunque trabajar con
un amigo, alguien de quien conoces las formas, la esencia,
siempre es un camino más allanado. He hecho muchas
óperas primas, he tomado el riesgo de sumergirme en un
proyecto de alguien a quien no conocía en profundidad,
porque forma parte de lo que creo que un artista debe hacer:
tomar riesgo.
¿Hasta qué punto es importante la relación actor/director en
el resultado? ¿Ha cambiado con el tiempo su trato con ellos?
No es una garantía de nada, pero el hecho de conocer a al-
guien, conocer su sensibilidad, hace que los caminos se junten,
al menos tangencialmente, por un momento. Las discusiones
pueden ser más abiertas, la contribución de ambas miradas
más afinada. Los actores queremos encontrarnos con un buen
director que nos dirija. Los actores necesitamos ser dirigidos,
para tener una buena selección de nuestras posibilidades, de
nuestras herramientas. Cuando logramos un vínculo de con-
fianza con alguien es cuando nos atrevemos a hacer cosas que
nunca antes habíamos hecho.
Cuandounactor iberoamericanoalcanzaun ciertoestatus, se
suele esperar que dé el salto a Hollywood. ¿Lo suyo ha sido una
apuesta personal?
Más que una apuesta ha sido no renunciar a trabajar en
mi lengua, porque hay cuestiones que se escaparían a mi
entendimiento, me quedaría parado frente a un abismo. No
es un capricho el que me haya abrazado a mi lengua, es una
cuestión de supervivencia y de necesidad. Por otra parte,
no he dejado que me atormente la idea de que la meta sea ir
a Hollywood, nunca me ha ocurrido y no creo que ya nunca
me ocurra. Me resisto a trabajar en otros idiomas, aunque
lo he hecho algunas veces, porque la herramienta más im-
portante para un actor es el pensamiento, y yo pienso en mi
lengua natal.
1...,23,24,25,26,27,28,29,30,31,32 34,35,36,37,38,39,40,41,42,43,...124
Powered by FlippingBook