Aca227web - page 7

ACADEMIA
5
Las dos sorpresas
YvonneBlake
Editorial
L
as dos sorpresas más grandes y al mismo tiempo placenteras de
mi vida han sido ganar un Oscar (por Nicolás y Alejandra) y ser
presidenta de la Academia desde hace un año. La primera pensé
que, si podía existir un Dios, este me había visto sufrir muchas
dificultades durante la preparación de la película, y que quizás merecía
algúna compensación. Y presidir la Academia de Cine tampoco se
me había pasado por la cabeza. Es como haber iniciado una nueva
carrera que me ilusiona, y con la que disfruto muchísimo. Y que me
está dando la oportunidad de conocer a personas muy interesantes
y poner en marcha proyectos en los que creo, y que pienso que serán
beneficiosos para el cine español.
Llevo tiempo pensando en que sería muy especial unir nuestra
Academia a la de Hollywood. Soy miembro de la americana desde
1980. En España éramos pocos, pero ahora esto ha cambiado
radicalmente, somos muchos y se van sumando más compañeros.
Hay suficientes directores, actores, actrices y técnicos españoles que
han ganado o han sido nominados a un Oscar, así como miembros de
las dos academias para poder celebrarlo haciendo una fiesta. Aparte
de la celebración, estamos también planeando unos intercambios
culturales para estudiantes de cine, intercambios de nuestras películas
nominadas y mucho más.
En mi larga carrera como diseñadora de vestuario, trabajé mucho
en producciones americanas. Pero todas han sido rodadas en Europa.
En los años noventa tomé la decisión drástica de reciclarme,
cambiar aires e irme a vivir y a trabajar en Los Ángeles. Fue toda
una revelación. Mi representante me organizó unas entrevistas con
productores en grandes estudios, como Sony, Warner Bros, Disney,
etc. con mi curriculum en la mano. Todos los productores eran 'niños'
ejecutivos, que no tenían idea de quién era Truffaut, Richard Lester,
Franklin Schaffner, Richard Donner ni Paul Verhoeven. Cuando yo
trabajaba con estos directores ellos no habian nacido. ¡Qué fracaso! Un
jefe de producción, con el que he trabajado en Madrid, me recomendó
a Al Pacino, que necesitaba una figurinista para Looking for Richard, su
versión de Ricardo III. Me contrató para el vestuario de las secuencias
de guerra y diseñar su armadura. Trabajar con Pacino fue un inicio
maravilloso en Los Ángeles. Yo tenía muchos contactos, amigas y
amigos en esa ciudad porque había trabajado con ellos en Europa.
Trabajé en varias miniseries para HBO con el director Mark Rydell, y
me nominaron en los Emmy por el vestuario de James Dean con James
Franco. Con Peter Bogdanovich también hice una película pequeña,
The Price of Heaven, que se rodó en Carolina del
Sur y que fue una experiencia enriquezadora e
inolvidable.
Terminé mi racha hollywoodense en San
Francisco rodando Más alla de los sueños, una
superproducción con mucha fantasía con Robin
Williams, Cuba Gooding Jr. y Annabella Schiorra.
El director fue Vincent Ward, quien, por haber
disparado tanto el presupuesto de la película, fue
despedido y arrojado a la lista negra de Hollywood
para siempre. Ahora vive en Nueva Zealanda.
¿Qué es lo que he aprendido en mis años en
Hollywood? Pros y contras. La profesionalidad
en la preparación de una película es intachable.
No hace faltar luchar por el equipo que necesitas,
ni por tu presupuesto. Allí todo parece muy
medido y bien pensado. Ni más, ni menos. Lo
justo. Encontré muy buen equipo allí y los llevé
conmigo de película en película. Tengo dislexia
de números: necesitaba una jefa de sastrería que
me controlara el presupuesto. Los rodajes son
muy parecidos a los españoles, pero no ruedan los
sábados.
Yo soy muy europea, prefiero un bocata
de calamares antes que un hot dog, tomar un
vinito con mi comida y que no me miren como
a una alcohólica, y que si me paso un poquillo
el presupuesto no me metan en la black list. Me
siento más cómoda en España, y me parece que
hay arte y corazón en el cine español. No es una
fábrica. Por eso, cuanto más podamos hacer en
común en el futuro, tanto más podremos aprender
el uno del otro. Eso merece el esfuerzo.
• Yvonne Blake es presidenta de la Academia de Cine.
1,2,3,4,5,6 8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,...124
Powered by FlippingBook