Aca227web - page 84

ACADEMIA
82
ESPAÑA Y HOLLYWOOD
Pilar Revuelta y EugenioCaballero
Una noche
en losOscar
R
ecibo una llamada donde me cuentan que nos han nominado a
Eugenio Caballero y a mí por la dirección de arte de El laberinto del
fauno.
Viajo a Los Ángeles, que para mí tenía un doble significado:
por un lado la nominación y por otro, volver a la ciudad donde estudié
diseño de producción, en el American Film Institute.
Preparativos en el hotel para la gala, el traje, los nervios, el
peinado, los nervios, las prisas.
Recogida en el hotel muchas horas antes, largas esperas, controles
de seguridad. Finalmente llego, entro y voy subiendo unas escaleras
mecánicas. Delante Clint Eastwood. Cerca Martin Scorsese.
Me siento junto a Eugenio. Estamos rodeados de directores,
actores. Gente que normalmente solo ves en las películas. Tengo
sensación de estar medio dormida o medio despierta.
Le pregunto a Eugenio.
¿En qué orden se reparten los premios, cuándo llegan los de
Dirección de Arte?
Eugenio: ¿No viste el programa?
Yo: ¿?
Eugenio: Son los primeros.
Empieza la gala, presentaciones, número musical. Nicole Kidman
y Daniel Craig (¡James Bond!) abren el sobre y dicen nuestros nombres,
yo ni siquiera entiendo el mío.
Eugenio se levanta, su mujer se levanta, mi pareja se levanta, yo
me levanto. Eugenio echa a andar, yo voy detrás, solo pienso en no
caerme. El vestido, la cola y los taconazos. Pienso que no voy a llegar.
Eugenio ya está sobre el escenario y me hace gestos, como quien hace
señales desde la orilla a un ahogado. Subo, me besan, les beso.
Nicole Kidman, ¡qué mujer más alta! Daniel Craig, ¡qué tiarrón!
Me entregan el Oscar y sí, es cierto: pesa la suyo. Me sitúo detrás de
Eugenio, que está leyendo su chuleta de agradecimientos, el papel no
para de temblarle. Yo estoy allí, sujetando el Oscar, mirando hacia las
butacas y por un momento me siento una espectadora más. Se acaba
nuestro tiempo, salimos por una puerta lateral y nos sumergimos en
un oscuro pasillo. Nos felicitan, nos dan una copa de champán. Con la
otra mano sujeto con fuerza el Oscar, seguimos caminado. Llegamos
donde esperan fotógrafos y periodistas, flashes, preguntas. Y entonces
es como si me despertara, y me doy cuenta de lo feliz que me siento.
E
n 2007 nos nominaron por la dirección de
arte de El laberinto del fauno. La realidad es
que no teníamos ni idea de que esto podía
pasar. Recuerdo empezar a recibir llamadas
desde temprano y, francamente, no entender
muy bien lo que se venía. Llamé a Pilar, que
estaba nominada conmigo (en la categoría de
dirección artística nominan al director de arte y
a la ambientadora) y en ella encontré la misma
sensación de incredulidad.
Lo que mejor recuerdo del periplo es la
oportunidad de convivir y conversar con el resto
de los nominados, muchos de ellos artistas que
respeto y admiro. Otra cosa que recuerdo es
el interés de la gente por la película y nuestro
trabajo en ella. Sobre todo la gente joven, como
los estudiantes que llegaban a los paneles que la
Academia organiza con los nominados.
Creo que una de las cosas que a mí me
permitió disfrutar el proceso fue esta condición de
'turista' dentro de este mundo. Mientras a nuestro
lado todo era tensión, nosotros lo pasábamos
bomba en este mundo irreal. Eso hasta el
momento en el que mencionaron nuestro nombre
al comienzo de la ceremonia. Ahí vamos Pilar y
yo para el escenario, estaba seguro que me iba a
tropezar subiendo la escalera. Por fortuna no pasó.
Siento mi cuerpo temblando, y eso se nota cuando
intento leer los agradecimientos. El papel no para.
Cuesta leerlo. Dos minutos después todo esto
ha pasado y de pronto nos encontramos detrás
del telón, guiados a través de este hormiguero
frenético tras bambalinas preguntándonos: “¿Qué
demonios ha pasado?”.
• Pilar Revuelta (columna izquierda) y Eugenio Caballero ganaron
el Oscar a Mejor Dirección Artística por
El laberinto del fauno
, de
Guillermo del Toro.
1...,74,75,76,77,78,79,80,81,82,83 85,86,87,88,89,90,91,92,93,94,...124
Powered by FlippingBook