Aca228web - page 11

ACADEMIA
9
Tribuna
C
ine, cine, cine... qué bonita palabra, ¿verdad? Cuántos soñadores
detrás de este minúsculo vocablo. Hacer una película requiere
de mucho esfuerzo, de mucho trabajo, pero, sobre todo, requiere
de un inmenso cariño. Desde el afecto, productores, directores,
guionistas, actores y un elevado numero de técnicos tratamos,
de forma titánica, hacer la mejor película posible. El reto de hacer
un largometraje del que sentirse orgulloso es muy estimulante y,
posiblemente, tras el visionado del primer corte de montaje, uno ya
intuye si el objetivo se ha conseguido de forma satisfactoria o no. A
partir de ahí, el público: ese público tan diverso y poco uniforme con el
que soñamos y para el que principalmente trabajamos.
El mundo del cine es un universo que refleja los valores de cada
país. Es nuestra ventana al mundo. No existe en el siglo XXI ninguna
otra herramienta de marketing tan efectiva como el audiovisual. No
se entiende una potencia cultural sin un cine de relevancia mundial.
Los países más destacados del mundo son conscientes y apuestan por
el cine como su mejor embajador. En España nunca hemos tenido un
gobierno que haya puesto en marcha una política cultural a la altura de
la tradición cultural de nuestro país. Podemos presumir de tener una
de las tradiciones culturales mas importantes del mundo, pocos países
tienen un patrimonio en este sentido como el español. En cambio,
desde hace siglos no está posicionado donde le corresponde. Una falta
clarísima de voluntad política ha llenado de parches y más parches la
mal llamada política cultural española. Y dentro de esta no política
cultural, en su epicentro está nuestro cine.
La promoción de la cinematografía nacional en el exterior es el
mayor ejercicio de las políticas culturales de los países de nuestro
entorno. Esta promoción tiene tres vertientes principales: la difusión no
comercial, la difusión comercial y la difusión en los festivales de cine.
La difusión no comercial de filmes en el extranjero de algunas
naciones es enorme, poniendo a disposición del espectador foráneo
numerosos títulos en cinematecas, museos, universidades, festivales y
otros centros de difusión.
Atendiendo al mercado internacional, para que exista una
promoción real del cine español más allá de nuestras fronteras
es imprescindible la creación de un organismo responsable de la
promoción del cine español en todo el mundo, una entidad que
desarrolle instrumentos para estudiar los mercados internacionales y
su evolución. Es imprescindible seguir la carrera de los largometrajes
españoles en el cine y la televisión en un elevado número de
países. Este seguimiento (gestión de información y análisis de
mercados, elaboración de estadísticas, acompañamiento de la venta
y distribución de películas, conocimiento de las empresas y sus
dirigentes...) es esencial que se divulgue entre los profesionales de
nuestro cine.
Necesitamos un organismo que acompañe
las películas españolas en los mercados
internacionales, desde su venta hasta su
distribución.
Un ente que esté presente en cada etapa
de la vida de un filme español en el extranjero:
desde su selección en un festival reconocido o su
presentación en un mercado internacional, hasta
su estreno comercial en uno o varios territorios
extranjeros.
Es imprescindible la participación de este
organismo en un elevado número de certámenes y
mercados internacionales. Durante estos eventos,
debe facilitarse la presencia de equipos artísticos,
la contratación de agregados de prensa locales y
poner a disposición de los profesionales españoles
espacios de promoción y marketing.
Para fomentar la presencia de nuestro cine
en el exterior, se deberían organizar eventos
dedicados a nuestra cinematografía. En
ellos, deberían impulsarse los tres objetivos
fundamentales de la promoción: interacción con
los compradores, los medios de comunicación y el
público. Con la presencia de este organismo en los
principales territorios se podría promocionar muy
eficazmente el cine español y organizar eventos
especiales en cada uno de los países.
Esta entidad debería acompañar a las películas
españolas en los estrenos comerciales en el
extranjero. Junto a los distribuidores, realizar
actividades para lograr una mayor difusión
del cine español en los principales mercados
mundiales (organización de los desplazamientos
de los equipos de rodaje, seguimiento de
las relaciones con la prensa, condiciones de
ampliación de los planes de estreno...). El
fortalecimiento de nuestro cine en el extranjero se
consigue con apoyo económico, especialmente, en
el lanzamiento.
¿Qué podemos hacer para que nuestro cine
tenga una mayor presencia y difusión en el
extranjero? Vocación de promocionarlo.
• Emma Lustres es productora de cine.
Emma Lustres
Vocación
1...,2,3,4,5,6,7,8,9,10 12,13,14,15,16,17,18,19,20,21,...116
Powered by FlippingBook