Aca228web - page 57

Juan MGMorán
ACADEMIA
55
Después de su ópera prima, ¿cómo llega
Tierra firme
?
Daba vueltas desde hace tiempo a hacer una película sobre una pareja
en conflicto, en la que una parte de la pareja quiere tener hijos y la otra no.
En una fiesta de 10.000 km. miré a Oona [Chaplin] y Natalia [Tena], que
son mejores amigas, y percibí que la idea cogía forma con ellas.
Dos mujeres que mantienen una relación y se valen del mejor amigo de
una para intentar tener un hijo...
Sí, porque me di cuenta que mis amigos heterosexuales acaban te-
niendo hijos casi por accidente, porque es lo que ocurre cuando se tiene
sexo. En cambio, en mis amigos gays noté que siempre hacía falta una
preparación. Había algo en ese marco que me hizo pensar aún más en la
idea, porque personalmente tambiénme he hecho alguna vez la pregunta
de si ayudaría a una pareja en esas condiciones.
¿Sirve la ficción para que la sociedad vaya encajando y normalizando
ciertas cuestiones?
No he pretendido establecer un discurso. No he querido nunca hacer
un gran qué de todo esto, porque no era tan importante que fuesen dos
mujeres en concreto, sino solo una pareja en conflicto. Aún así, creo que
la política es muy necesaria, y es importante defender los derechos, pero
no creoque eneste caso las películas seanel ámbitoperfectopara hacerlo.
La pel cula también plantea una duda recurrente: ¿se relacionan los jó-
venes sentimentalmente igual que lo hac an sus padres?
Todas las generaciones tienen un conflicto con la generación anterior.
Por un lado, quierenencontrar supropiamanera, peropor otraparte seven
atrapados en lo que han heredado. A mí ese debate me parece muy inte-
resante, porque es irresoluble, no existe la solución a cómo gestionar eso.
“Creo que lo que realmente os gustaba era la idea de rebelaros, pero
siempre supisteis que os conformar ais”. Hay pol tica y hay batalla gene-
racional en esta frase que lanza como un dardo el personaje que interpreta
Natalia Tena a su suegra en la ficción, Geraldine Chaplin.
Claro, es que este tema sigue estando muy presente. Más en España,
donde en los últimos años se ha debatidomucho sobre la Transición. Los
jóvenes no hemos votado la Constitución, la hemos heredado. La genera-
ciónanterior nos dice constantementeque somos conformistas yque ellos
sí lucharon por lo que querían, hemos oído a muchos decir que corrieron
delante de los grises, pero, al final, Franco murió en la cama.
Siempre desde el placer
Agradecióel Goya contandoquehacediez años se fuedeEspaña porque
cre a que aqu no pod a hacerse cine. ¿Han cambiadomucho las tornas?
Hacedos añosvolví avivir aEspaña, ydealgunamaneramehe reencon-
trado.Tengolasensacióndetenerunpiefuera,porque
he rodadoenLondres, perocreoqueha servidopara ir
acercándomepocoapocoalavuelta.Casisinquererlo,
me he dado cuenta que me gusta mucho trabajar en
España,porquehayunaciertalibertadqueseagradece
bastante y es unmomento interesante, estánpasando
muchas cosas ymerece la pena pensarlas desde casa.
¿Qué tiene pendiente el cine español?
Salirmás fuera, quizá no estamos haciendo el tra-
bajo lo suficientemente bien para que nuestro cine se
veaenotroslugares.Hayquepensarestotambiénaun
nivel institucional, pero no hace falta rehusar nuestra
responsabilidad y ser conscientes de que nos queda
muchoporhacer.Estonosignificahacersolopelículas
en inglés, que también, sino rodar películas en caste-
llano, catalán, gallegooeuskeraquepuedanviajar por
el mundo y enseñar todo lo que tenemos que ofrecer.
Antes de estrenar
Tierra firme
ya ha comenzado a
rodar la que ser su tercera pel cula,
La bona espera
.
Ha nacido casi por necesidad. Se está gestando
a lo largo de mucho tiempo por su naturaleza in-
trínseca; o se rodaba en ese momento o no se podía
hacer. Esunapelículahechaen familia,muy íntima...
Hay algoen
Tierra firme
deelogiode laduda. ¿Hay
que reivindicarla?
Creo que, en cierto modo, sí. Hay que reivindi-
car la pregunta, porque la vida está plagada de in-
certezas. Algo me dice que cometemos los mismos
errores una y otra vez. Por eso esta constante duda,
porque me parece que es el modo más adecuado de
que otros entiendan las cosas como yo las veo.
Cerró aquel discurso de los Goya alentando a en-
contrar el placer en la lucha. ¿Ser cineastaes una lucha
constante?
Tiene mucho de lucha, pero también mucho de
placer. Hacer películas es una droga y sí, claro que es
una batalla, pero en mi caso están ahí la adrenalina,
el reto, el buscar cosas nuevas, y a todo esto le acom-
pañan angustia, dudas, miedos, pequeños fracasos
y, a veces, pequeñas victorias, pero siempre desde
el placer.
Del desarraigovuelveahablar, dealgunamanera, CarlosMarques-Marcet enTierra firme, el quees su
segundo largometraje y con el que inaugurará el próximo Festival de Sevilla. Rodó en Londres, en el
mismobarcoenel que resideNataliaTena, queriendoretratar cómo“en laciudadmás caradelmundo,
laque inventóel capitalismo, haygentequepuedevivir gratisunavezquesecompranunbarco.Viven
comonómadasdentrodeunaciudadenorme,porquelaúnicaobligaciónquetienenescambiarsuhogar
deunlugaraotrocada15días”.Esepermanenteestarenruta, fluyendopor loscanaleslondinenses, leha
permitidoencarnarmuchosdelosconflictosconlosquehaqueridobregarenestahistoria,quetambién
poneenvalorladuda,“eselmodomásadecuadoparaqueotrosentiendanlascosastalycomoyolohago”.
1...,47,48,49,50,51,52,53,54,55,56 58,59,60,61,62,63,64,65,66,67,...116
Powered by FlippingBook