Aca228web - page 60

Enrique F. Aparicio
ACADEMIA
58
“Cuando empecé en esta profesión no tenía vocación ni amigos. Con el tiempo he
llegado a amar profundamentemi trabajo, y esta noche veoque tengomuchos amigos”.
FernandoReyagradecíaasíen1991laprimeraMedalladeOroqueentrególaAcademiade
Cine, de laquedespués fuepresidente. Las cientocincuentapersonasquebrindaronpor
el coruñés esanochedabancuentade su talante; para resolver la cuestiónde lavocación
hay que remontarse un siglo.
El pasado 20de septiembre se cumplió el centenariodel nacimientodel intérprete.
De familia burguesa, su juventud quedó truncada por una guerra en la que su padre
se contó en primera fila. Compañero de cuarteles del futuro dictador, fue condenado
a muerte tras caer preso del bando fascista. El buen recuerdo que Franco guardaba de
él le salvó la vida. Eso sí, condenado al ostracismo. Para el entonces Fernando Casado,
trabajar como extra en el cine había sido una distracción o curiosidad antes de la con-
tienda. Tras la guerra, entre cámaras y focos encontró su sustento diario.
“Me contabaqueempezó sinvocación, peroque la fueganandoamedidaque traba-
jaba”. El que habla es otro Fernando Casado, el único hijo que Fernando Rey tuvo con
sumujer, la también actrizMabel Karr. “Me comentaba que al principio trabajómucho
por necesidad, pero yo creo que él ya actuaba con el empuje de la vocación antes de lo
que confesaba. Veo interpretaciones del inicio de su carrera y dudo mucho que eso se
pueda hacer sin ese empuje”.
“Creo que era una cosa coqueta por su parte”, confiesa Manuel Gutiérrez Aragón,
que le dirigió en uno de sus últimos grandes roles, en El Quijote. “Él siempre contaba
que empezó con un papelito en Las mocedades del Cid, en el Teatro Español, porque
como su padre era un militar republicano le habían buscado ese enchufe. Pero le ha-
brían podido meter en una botica, y no. Creo que él eligió ser actor”.
Don Lope, Felipe el Hermoso, Don Jaime, Don Quijote, Monsieur
Charnier,DonRafaelAcosta…SonlospersonajesdeFernandoRey(La
Coruña, 1917 –Madrid, 1994) enTristana, Locurade amor, Viridiana,
El Quijote, Contra el imperio de la droga (The French Connection) y
El discreto encanto de la burguesía. Hombres nobles, reyes, grandes
capos, locos con sueños de gallardía. Todos atravesados por una
presencia gravitatoria y una voz contundente. Ingredientes con los
que Fernando Casado Arambillet –que tomó el segundo apellido de
sumadre por estar los suyos significados con el bando republicano–
hilvanó seis décadas del cine español e internacional, donde
encarnó a cientos de hombres de porte casi siempre distinguido.
Enel celuloide, puso carne y tono apersonajes clavede obras deLuis
Buñuel, Carlos Saura, FranciscoRegueiro, Antonio Isasi-Isasmendi,
Orson Welles, Juan Antonio Bardem o Juan de Orduña. En los
rodajes, dejó un recuerdo de hombre profesional, educado, amable
y bondadoso que perdura cien años después de su nacimiento.
Fernando Rey,
▪ ▪ ▪
1...,50,51,52,53,54,55,56,57,58,59 61,62,63,64,65,66,67,68,69,70,...116
Powered by FlippingBook