Aca228web - page 78

ACADEMIA
76
Su formación es en Ciencias Políticas y Periodismo, ¿cómo
llega a ponerse detrás de una cámara?
El cine había sido un deslumbramiento de la infancia
como el de muchos niños, poco organizado y menos informa-
do aún. Luego siempre he querido hacer ‘otra cosa’ distinta
a la que estuviera haciendo en un momento determinado. A
este impulso huidizo en realidad solo conseguí darle forma
cuando rodé Gente en sitios, es decir tardísimo.
¿Se siente cómodo con la etiqueta de cine experimental y de
autor?
Supongo que lo de experimental sí, un poco, pero lo de
autoral tengo dudas.
Si ya es complicado rodar en España, hacer un cine de guerri-
lla, con presupuestos mínimos, ¿es misión imposible?
Yo he hecho lo que he podido en un puñado de películas
nada más, pero es verdad que cada vez me cuesta más, es
complicado organizar complicidades.
El teatro es una parte fundamental en su carrera, ¿cómo se
relaciona con su faceta cinematográfica?
Lo primero que escribí en forma dialogada fueron escenas
cortas para Animalario, y mi primer guión, Los lobos de Was-
hington, originalmente era una obra de teatro pensada para la
compañía. Desde entonces, como siempre he querido hacer
‘otra cosa’ y estar en ‘otro sitio’, el teatro me ha servido de
coartada de mis carencias en el cine, y viceversa, con el resul-
tado de un gran desarraigo. Me identifico con Rafael Sánchez
Ferlosio cuando dice que el denominador común a todo ha
sido siempre una gran sensación de vergüenza. Lo poco que
sé se lo he copiado a Andrés Lima y a Mariano Barroso, con
perdón a ambos.
¿Qué ha supuesto Animalario en la escena teatral española?
Si pienso en el proceso de creación de Urtain y su poste-
rior impacto, hace ya diez años, creo que fue de lo más grati-
ficante de mi vida. Puede ser que ya antes, Alejandro y Ana
había coincidido con un momento de revitalización de cierto
tipo de autoría y circuitos teatrales.
Se estrena en televisión como director, al igual que otros
realizadores españoles como Alberto Rodríguez o Enrique Ur-
bizu. ¿Cree que es una tendencia este trasvase entre la gran y la
pequeña pantalla?
El auge de la televisión de pago es una realidad ahora y en
mi experiencia como director y espectador, es interesantísi-
mo. No sabemos si será pasajero, desde luego el cine como
lenguaje y referencia sigue plenamente vigente, y quiero
pensar que la sala de cine se mantendrá e incluso volverá con
fuerza, como los discos de vinilo.
¿Qué le motivó a dar el salto?
Más que saltos son tentáculos de una misma cosa. Hemos
hecho Vergüenza como serie de televisión porque era su for-
Afirmaque llegóal cine“tardeyaturullado”,
pero JuanCavestanyno tardóenconvertirse
en uno de los nombres propios de nuestro
séptimo arte y con Gente en sitios pegó un
puñetazo en la mesa ante el que se rindió
la crítica. De esta propuesta coral, sin
presupuesto y cámara en mano, ha pasado
en cuatro años a firmar una de las apuestas
deMovistar+, la serieVerguënza, queestrena
en noviembre. Y es que reconoce que su
trayectoria como guionista, director y
dramaturgo –cuenta conunPremioMaxpor
Urtain– parte de una inquietud permanente
por huir hacia delante: “Siempre he querido
hacer 'otra cosa' yestar en 'otrositio'”. Ahora,
este exponente de un humor absurdo e
incómodo,paraelque “laspelículasantiguas
son el futuro”, se ha sumado a la Academia.
Una invitación en la que aceptar significaba
"hacer un gesto hacia algo colectivo".
María Gil
JuanCavestany
“Hay películas
que deberían
recetarse
como fármaco”
¡Bienvenidos!
1...,68,69,70,71,72,73,74,75,76,77 79,80,81,82,83,84,85,86,87,88,...116
Powered by FlippingBook