Academia de las Artes y las Ciencias
La Academia Actualidad “Nunca se llega a dominar el cine. Es un oficio que no tiene final”

La Academia - actualidad

Entrevista con Mario Camus, Goya de Honor 2011

01/12/2010 | Noticias

“Nunca se llega a dominar el cine. Es un oficio que no tiene final”

“Nunca se llega a dominar el cine. Es un oficio que no tiene final” Foto: Andrés Fernández

Desde principios de los cincuenta, lleva contando historias “para mí y para otros cineastas”. Alejado de las corrientes de moda y seguidor de impulsos, Mario Camus es un resistente al que le interesa más, “mucho más”, lo que pasa en Bilbao o Barcelona que en Nueva York. Autor de la versión cinematográfica de una de las novelas más emblemáticas de Camilo José Cela, La colmena, ha adaptado a numerosos autores en cine y televisión. Y es que, escribir y dirigir son tareas complementarias para este cántabro que no ha cambiado su discurso sobre el doblaje –“un disparate”, reitera- y las majors, “cuyo abuso es intolerable”. Destinatario del Goya de Honor 2011, Mario Camus es una esponja. Conoce gente, le cuentan cosas y algunas se le quedan en la cabeza. El cine es su vida, por eso, si todo sale bien, está listo para rodar la que sería su aventura cinematográfica número treinta: Historias de la bahía.

Chusa L. Monjas/ Foto: Andrés Fernández

 

La concesión del Goya de Honor...

Me abruma. No estoy acostumbrado a ser diplomático, no me divierte nada ser protagonista. Los directores no somos más que una pieza, quizá la más responsable, de un engranaje,  pero lo que importan son las películas. Y yo he hecho largometrajes y series que han sobrevivido, el tiempo las ha mantenido en la superficie. Todos los trabajos los he realizado con equipos artísticos y técnicos diversos, mucha gente ha estado conmigo. Este premio es para todos ellos porque están satisfechos con lo realizado, sin todas esas personas no hubiera hecho nada.
Siempre habla de la hermandad del cine, de la unión que se da durante el rodaje.
Porque así lo he vivido. Algunos de los que han trabajado conmigo intentan seguir en activo, otros no están. El premio es para todos, puede que yo sea la cabeza visible, pero detrás hay muchísima gente.
¿Qué le han dicho sus colegas del galardón?
Me han llamado muchos y también he recibido telegramas maravillosos, emocionantes. También me han llamado bastantes actores, y los que no lo han hecho es porque me conocen.
Usted siempre ha sido muy generoso con los intérpretes
Siempre he creído que son los más importantes. Mi relación con ellos siempre ha sido desde el respeto y tratando de rodearlos de la máxima confortabilidad para que confiaran en mí. Nunca les he dicho cómo tenían que hacer su trabajo porque ellos ya lo saben. En España hay actores buenísimos.
Es, entonces, de los directores abiertos a la participación, a escuchar sus propuestas.
Para poder improvisar tienes que llevar la película muy preparada y en el cine español siempre estamos coartados por el tiempo y el dinero. Si llevas todo bien armado es sencillo porque el traje ya está hilvanado, pero...Repito, aquí hay verdaderos monstruos de la interpretación, profesionales muy notables, versátiles y con oficio. Jamás he tenido ningún tropiezo con ninguno.
¿Qué es para usted el éxito?
No me importa nada. Me aturde. Creo en el trabajo bien hecho. Mi oficio es fantástico y es maravilloso que te reconozcan por lo que has hecho. Es un privilegio que la gente vea una película tuya y te recuerde por ella.

Trabajo, concentración y dedicación

Como no quiere olvidarse de nadie, no da nombres, pero ¿a quién debe que su universo sea el cine?
A Basilio Martín Patino porque fue él quién me animó a presentarme a la Escuela. Yo tenía 21 años, era y soy muy tímido, tenía dudas...
En los últimos años, el cine español se ha quedado sin Berlanga, Manuel Alexandre, Rafael Azcona, José Luis López Vázquez, Agustín González, pérdidas que se traducen en que ya no habrá más películas de y con ellos.
La pregunta es si lo que saldrán dentro de unos años tendrán su talento creativo. En materia de actores sí, y creo que también habrá directores y guionistas, pero será un cine distinto. En la comedia a la española, realista, fue fundamental la influencia del neorrealismo italiano en Luis García Berlanga, Bardem y en los de mi generación. Fue el río en el que nos bañamos todos. Ahora, difícilmente hay capacidad de influencia, si algo da dinero se hacen 4, 5 ó 6 películas iguales.
Si tuviera que elegir entre director o guionista ¿con qué tarea se quedaría?
Son satisfacciones diferentes. Siempre me ha gustado escribir, inventar historias, me he sentido más cómodo creándolas que haciéndolas porque no sabía si podía enfrentarme a un equipo. Milagrosamente, he podido hacerlo.
Su nombre siempre va ligado a Delibes y Cela, pero debutó con una adaptación de Daniel Sueiro y también ha trasladado al lenguaje audiovisual a Ignacio Aldecoa, Jorge Semprúm y Azcona, entre otros.
Fortunata y Jacinta fue una buena adaptación. En La colmena trabajé, pero casi me lo dieron hecho porque hubo un trabajo previo exhaustivo. En el libreto de Los santos inocentes había más gente. Es una labor bonita y, además, los productores tienen un gran respeto por las obras editadas, tanto que no intentan cambiarte ni una coma.
¿Qué ha aportado Mario Camus al cine?
No soy yo quien lo tiene que valorar. Si puedo decir que he trabajado mucho, y mi concentración y dedicación han sido al cien por cien. Seguramente en todas mis películas hay pequeñas manías, un toque personal. Y esa persistencia se llama personalidad. Por eso siempre digo que mi máxima aspiración sería que alguien viera una obra sin títulos de crédito y supiera que era mía.
En dos de sus producciones, Sombras en una batalla y La playa de los galgos, tocó un tema muy poco tratado en nuestra cinematografía, el de ETA.
Los directores atienden a la realidad que tienen alrededor. España tiene una gran tradición realista, incluso naturalista, por eso creo que hacer una película de piratas es, aunque esté bien hecha, una pérdida de tiempo. Es un tema delicado para abordarlo de lleno, pero sí se ha hecho de manera tangencial. Tampoco se han hecho muchos filmes de la guerra civil y de la posguerra. Puede que haya algo de miedo para no convertirte en una plataforma para dogmatizar o santificar. Tampoco hay mucha narrativa literaria sobre este asunto, aunque en este tema ha cumplido más el cine que la literatura.
Ya sé que no va destacar un título de su filmografía, pero sí ha dicho que Con el viento solano es especial
Es verdad. Fue una época...Tuve unos años muy buenos, desde finales de los 70 a los 80 largos.
Le tengo que preguntar por las películas que hizo con Raphael y Sara Montiel.
Económicamente, las películas de Raphael me salvaron la vida varias veces, pude seguir en la profesión. Eran filmes a su servicio, no para que uno hiciera gala de sus facultades. Guardo muy buenos recuerdos. Raphael fue encantador y un profesional bárbaro. Disfruté mucho haciendo playbacks de canciones, había en cada película como diez y cada uno tenía una media de tres minutos, con lo que disponías de muy poco tiempo para contar una historia. Después de Los santos inocentes, mi película más vista fue una de las que protagonizó Raphael.
No me ha dicho nada de Sara Montiel.
Con Antonia también fue todo muy bien.

Exigencia personal

¿Se llega a dominar el cine?
No, no. Es un oficio en el que nunca terminas de aprender. Como los viejos actores y bailarines, tienes trucos para salir al paso, pero es un oficio que no tiene final porque está tan lejos del cálculo, de las matemáticas.
¿Se ha marcado al gran público como objetivo?
Ponerse a escribir pensando en un tipo de espectador es una cagada. La primera exigencia tiene que ser la tuya. Es decir, contar algo que me satisface a mí. Todo depende del nivel de exigencia de cada uno, y el mío es alto.
¿Le interesa el 3D?
Me ha cogido tarde, ya no tengo tiempo. Soy un tarugo, todo lo he subordinado al hecho de tener curiosidad. No sé conducir, escribo a mano, no tengo correo electrónico...
¿Qué hace falta para hacer una buena película?
Tener una historia convincente y creíble que hable de gente próxima en un tono conmovedor. Y tener el reparto adecuado porque en la elección de los actores está el 90% de la dirección. Cuando te das cuenta que el actor no es el adecuado para el papel y estás en la segunda semana del rodaje sufres mucho.
¿Ha vivido esa situación?
Sí, alguna vez.
La vuelta de El Coyote, La forja de un rebelde, Curro Jiménez, Los camioneros y  Fortunata y Jacinta, son las producciones que ha firmado para la televisión, un medio al que debe algunos de sus éxitos.
Nos debemos mutuamente porque la primera serie española que se emitió en la televisión francesa fue Fortunata y Jacinta, y Los camioneros se vendió muy bien en el extranjero. He hecho muchas series, algunas formidables, pero en las televisiones, sobre todo en las públicas, se depende mucho del gusto de los directivos y cuando éstos son buenos, pues los trabajos también lo son. Es un medio en el que siempre me he encontrado muy a gusto.
¿Se siente bien tratado por el mundo cinematográfico español?
Mucho, hasta por la Academia, que en estos momentos es un lugar formidable.
No puedo acabar sin preguntarle por el doblaje.
Es una concesión que el cine español no se puede permitir. Hay que pararlo o regularlo. Hemos hecho españoles a todos los actores del mundo, hasta a los japoneses.




volver

últimas noticias


Historia de un secuestro

Stockholm es la película protagonista de la sesión mensual del ciclo Cine y psicología

15/12/2017 | Noticias

Ilusión y empecinamiento

Daniel Calparsoro presentó en la Academia el libro que analiza su carrera

13/12/2017 | Noticias

Pilar Bardem recibe el primer Premio Cine, Ayuda y Solidaridad

“Los intérpretes, además de nuestro oficio maravilloso que amamos, somos ciudadanos y tenemos todo el derecho del mundo a decir lo que no nos gusta”, manifestó la veterana actriz

05/12/2017 | Noticias

Celebrando la memoria de Fernán-Gómez

Pepe Sacristán, José Luis Alcaine y Helena Llanos recordaron al artista total tras el pase de El viaje a ninguna parte

05/12/2017 | Noticias

Ante todo, ciudadanos

La Academia de Cine organizó Cine, Ayuda y Solidaridad, una jornada en la que reunió a profesionales que utilizan el cine y su popularidad con fines sociales

05/12/2017 | Noticias

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Academia de Cine acuerdan crear el Portal Educativo del Cine Español

El Portal, que tendrá una vigencia de cuatro años, será usado en los programas y centros educativos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el exterior

04/12/2017 | Noticias

Se reactiva la Fundación Academia de Cine

En su primera reunión, el nuevo patronato aprobará el plan de trabajo 2018

27/11/2017 | Noticias
ver todas