Academia de las Artes y las Ciencias
La Academia Actualidad La luz de toda una vida

La Academia - actualidad

El director de fotografía fue el único que repitió curso de una generación en la que años más tarde destacaría como maestro.

27/03/2011 | Noticias

La luz de toda una vida

La luz de toda una vida

Jose Luis Alcaine y Víctor Erice

Jose Luis Alcaine se encuentra con el público en la Academia para repasar su dilatada trayectoria.

“Dedíquese usted a otra cosa porque el cine no está hecho para usted”. Esas fueron las palabras que un profesor de cámara dijo a aquel muchacho nacido en el norte de África que se vino a Madrid para hacer las pruebas en la única escuela donde entonces podían aprenderse las artes de la cinematografía, la Escuela Oficial.

Criado al abrigo de un laboratorio, creció entre cintas y negativos; su padre fue uno de los fundadores del Cine Club de Tánger, ciudad que le ha inspirado en múltiples ocasiones a lo largo de su carrera. Precisamente en esa predicción, que se ha demostrado tan poco certera con el paso del tiempo, se basa Alcaine para dar un repaso al tema de la formación: “Los profesores no suelen ser buenos porque no suelen tener hueco en la industria. Pero aunque todo lo que te enseñan se puede aprender en los libros, la escuela te permite practicar y estar rodeado de compañeros que, a lo largo del tiempo, comienzan a llamarte. Eso es estupendo”. Probablemente nadie pueda decir que su merecido éxito, reconocido este año con el premio Ricardo Franco del festival de Málaga, no sea fruto del esfuerzo y el tesón con el que siempre ha llevado a cabo su trabajo; prueba de ello es que mientras estudiaba en la escuela de cine, revelaba por las noches sin parar con el objetivo de ganar dinero.

Con un ceceo inconfundible, desgaja retazos de vida, siempre en torno a la luz y la técnica. A sus 72 años puede presumir no sólo de haber trabajado con muchos grandes directores, sino también de haber sido pieza clave en títulos indispensables. Sus referentes, en un principio, no vinieron de la gran pantalla sino de la pintura y de cómo los grandes maestros de la luz, entonces aún no sabía que él mismo se convertiría en uno, habían utilizado ese recurso. Pronto se fijaría en profesionales internacionales como Gianni di Venanzo, habitual de Joseph L. Mankievicz,  que murió de hepatitis poco después de terminar Mujeres en Venecia: “eso nos pasa a todos los que amamos el oficio, que aguantamos hasta que nos da el telele”.

 

“La forma de trabajar ha cambiado mucho. Si a Elías Querejeta no le gustaba una cosa la repetía; lo mismo hacían Emiliano Piedra o Alfredo Matas. En los tiempos que corren el productor enlata la película y se da por satisfecho”. Los paraguas de El sur, o el pequeño estudio en el que se rodaron las escenas de la terraza de Mujeres al borde de un ataque de nervios, forman ya parte de su vida. “En nuestra profesión dependemos de los triunfos de la película; las cintas que me lanzaron al principio no estaban muy bien de fotografía, pero tuvieron mucho éxito, y eso fue muy importante”. ¿Quién puede matar a un niño?, Canciones para después de una guerra, Tasio, El viaje a ninguna parte, ¡Ay, Carmela!, Belle Epoque, Son de mar… son sólo algunas de las cintas en las que ha trabajado que, hoy por hoy, superan con creces el centenar.

 

“Siempre se aprende de los errores, de unos o de otros”. Recuerda con emoción y humildad, hasta el punto de tener que parar su discurso, el rodaje de Las trece rosas, de Emilio Martínez Lázaro.  Según sus palabras, le costó “sudor y sangre” que se rodase con dos cámaras, con las cuales Martínez Lázaro hacía planos generales y él se dedicaba a los detalles más especiales. Nunca conseguirá borrar de su cabeza la frase de una de las chicas: “espero que mi nombre no se olvide”. Al ganar el Goya a la mejor fotografía por esta película agradeció nombrando, una a una y de memoria, el nombre de las trece muchachas fusiladas por el ejército franquista.

 

Destaca a Víctor Erice y a Pedro Almodóvar como los creadores más preocupados por la estética. Junto al manchego ha trabajado en un total de cinco títulos; también en La piel que habito, que la considera una pieza “insólita” y emplaza al público a verla en los cines a partir de septiembre.




volver

últimas noticias


Historia de un secuestro

Stockholm es la película protagonista de la sesión mensual del ciclo Cine y psicología

15/12/2017 | Noticias

Ilusión y empecinamiento

Daniel Calparsoro presentó en la Academia el libro que analiza su carrera

13/12/2017 | Noticias

Pilar Bardem recibe el primer Premio Cine, Ayuda y Solidaridad

“Los intérpretes, además de nuestro oficio maravilloso que amamos, somos ciudadanos y tenemos todo el derecho del mundo a decir lo que no nos gusta”, manifestó la veterana actriz

05/12/2017 | Noticias

Celebrando la memoria de Fernán-Gómez

Pepe Sacristán, José Luis Alcaine y Helena Llanos recordaron al artista total tras el pase de El viaje a ninguna parte

05/12/2017 | Noticias

Ante todo, ciudadanos

La Academia de Cine organizó Cine, Ayuda y Solidaridad, una jornada en la que reunió a profesionales que utilizan el cine y su popularidad con fines sociales

05/12/2017 | Noticias

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Academia de Cine acuerdan crear el Portal Educativo del Cine Español

El Portal, que tendrá una vigencia de cuatro años, será usado en los programas y centros educativos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el exterior

04/12/2017 | Noticias

Se reactiva la Fundación Academia de Cine

En su primera reunión, el nuevo patronato aprobará el plan de trabajo 2018

27/11/2017 | Noticias
ver todas