Academia de las Artes y las Ciencias
La Academia Actualidad Rosá María Sardá: “Sólo soy una actriz en busca de una buena historia”

La Academia - actualidad

Coloquio con Ventura Pons y Fernando Colomo

06/10/2010 | Noticias

Rosá María Sardá: “Sólo soy una actriz en busca de una buena historia”

Rosá María Sardá: “Sólo soy una actriz en busca de una buena historia”

Rosa María Sardá ejerce una práctica poco habitual en este país: la de reírse un poco de uno mismo, porque entiende que es “muy sano”. Sin las gafas de sol que siempre lleva “porque, aunque no lo parezca, me gusta pasar desapercibida”, la veterana actriz catalana protagonizó el primer coloquio de la temporada en la Academia, que este año ha reconocido su amplia carrera con la Medalla de Oro.

Chusa L. Monjas

Foto: Mario Gas y Rosa María Sardá en Amic/Amat

No tenía muchas ganas de hablar, pero se fue animando a lo largo de la charla que compartió con dos de los directores que mejor la conocen: Ventura Pons y Fernando Colomo, que no escatimaron elogios para la también comunicadora, directora de teatro y productora.
"La Sardá" escuchó muchos piropos: "Estupenda, maravillosa, con un gran nivel de exigencia y espíritu crítico, siempre concentrada, una intérprete de técnica muy depurada con alma..." La lista de halagos fue interminable y se puede resumir en una frase que pronunciaron los dos cineastas: "Tienes a Rosa, y sabes que todo va a ser genial". Ella sonreía, aunque no se reconocía en ese retrato. "No podemos hacer nada en el efecto que causamos en los demás. Me parece que hablan de otra. No cuentan que tengo un miedo, verdadero pánico, antes de empezar a rodar. Los actores somos unos mandaos, te dan un papel para hacer reír, llorar o ambas cosas a la vez. Intentas hacerlo y nunca más debe ser una sorpresa para ti. Luego, como en Medicina, hay especialidades".
Contó esta profesional de las tablas y de la pequeña y gran pantalla que, a pesar del "terror" que siente cuando pisa los escenarios o tiene que hacer una toma, es una convencida de que la vida "es riesgo. Hay que lanzarse, seguir avanzando. Sé que no conseguiré lo que me hubiese gustado alcanzar, no doy más de sí. Oigo cantar a la Callas y me gustaría interpretar así, pero estoy donde estoy. Soy una actriz correcta; bueno, sólo soy una actriz".
Confesó sentirse “sofocada” por todo lo que le estaba pasando, incluida la Medalla de Oro 2010, porque esta amante de la escena no llegó a la interpretación "ni por vocación, ni tampoco por casualidad", sino de una manera natural ya que de chica asistía a las obras que se representaban en su barrio, en Sant Andreu. "En lugar de echarme novio y salir a bailar, me iba a hacer teatro. Luego me hice profesional y hasta aquí".
Y lo dice de tal forma que parece que el camino ha sido fácil y sencillo. "El cine no lo es todo en la vida, pero ayuda. Hubiera deseado tener mi vida y que el teatro y las películas fueran un trabajo. Hubo un tiempo en que lo conseguí, pero el oficio se ha ido adueñando y he acabado siendo actriz en los aeropuertos, en las estaciones de tren…"

Agotada

Dueña de una poderosa personalidad y "muy hombre" en algunas actitudes –"cuando hago teatro no hago cine. En esto soy como ellos, no puedo hacer dos cosas a la vez"-, siempre se habla de la vis cómica de Sardá, "pero en teatro he hecho muchos dramas. La comedia me deja agotada, tanto que ni siquiera saludo a mis compañeros, cuando salgo me voy corriendo a casa… Acabo de trabajar con mi hijo en una serie de televisión y él se sorprendía, incluso algunos días se molestaba conmigo, por mis actitudes. Pensaba que estaba así porque era mi hijo y yo le decía que no, que preguntara a Ventura o a Fernando", a cuyas órdenes ha hecho numerosas películas, entre ellas Amic/Amat y El efecto mariposa, "de las que guardo un recuerdo imborrable".
Actriz rubia "que se conserva rubia como puede" que siempre piensa "que lo hago mal, que tengo que repetir", y a la que atrae tener "una buena historia que contar" sin importarle si es la solista o la de reparto, "bendita categoría que me ha dado dos Goyas (Sin vergüenza y ¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?). Éste fue el autorretrato express que se hizo Rosa María Sardá, que no piensa en la jubilación y, aunque nunca ha rechazado un trabajo, “sí he dicho que yo no lo sabría hacer, que era mejor fulano".
Genio y figura. Una de las cosas que más le gusta a la Sardá es “criticar”.

Ver vídeo




volver

últimas noticias


Historia de un secuestro

Stockholm es la película protagonista de la sesión mensual del ciclo Cine y psicología

15/12/2017 | Noticias

Ilusión y empecinamiento

Daniel Calparsoro presentó en la Academia el libro que analiza su carrera

13/12/2017 | Noticias

Pilar Bardem recibe el primer Premio Cine, Ayuda y Solidaridad

“Los intérpretes, además de nuestro oficio maravilloso que amamos, somos ciudadanos y tenemos todo el derecho del mundo a decir lo que no nos gusta”, manifestó la veterana actriz

05/12/2017 | Noticias

Celebrando la memoria de Fernán-Gómez

Pepe Sacristán, José Luis Alcaine y Helena Llanos recordaron al artista total tras el pase de El viaje a ninguna parte

05/12/2017 | Noticias

Ante todo, ciudadanos

La Academia de Cine organizó Cine, Ayuda y Solidaridad, una jornada en la que reunió a profesionales que utilizan el cine y su popularidad con fines sociales

05/12/2017 | Noticias

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Academia de Cine acuerdan crear el Portal Educativo del Cine Español

El Portal, que tendrá una vigencia de cuatro años, será usado en los programas y centros educativos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el exterior

04/12/2017 | Noticias

Se reactiva la Fundación Academia de Cine

En su primera reunión, el nuevo patronato aprobará el plan de trabajo 2018

27/11/2017 | Noticias
ver todas