Academia de las Artes y las Ciencias
Premios Medalla de Oro 2001 - Fernando Fernán-Gómez

Premios - Medalla de Oro

2001 - Fernando Fernán-Gómez

Actor, Director y Escritor
Lima, Perú, 1921-Madrid, 2007

Oficialmente nacido en Buenos Aires, lo hizo realmente en Lima, durante una gira latinoamericana de su madre, la actriz Carola Fernán-Gómez. Desde muy joven comenzó a interpretar papeles teatrales como aficionado y a trabajar en los teatros madrileños durante la Guerra Civil, pero su auténtico debut se produjo en 1940, cuando el propio Jardiel Poncela le eligió para un papel secundario en su obra Los ladrones somos gente honrada. Su primer trabajo cinematográfico llegaría en 1943 dentro de Cristina Guzmán, dirigida por Gonzalo Delgrás.

En teatro, además de actuar durante muchos años con compañía propia, ha trabajado como director escénico. Como escritor ha sido poeta y ensayista ocasional, articulista en diversos diarios y revistas, autor teatral (La coartada; Los domingos, bacanal; Las bicicletas son para el verano), novelista (El vendedor de naranjas; El viaje a ninguna parte; El mar y el tiempo) y autor de un libro de memorias (El tiempo amarillo). Ha sido en las pantallas donde ha encontrado un mayor reconocimiento, trabajando con los realizadores más atípicos y personales del cine español como Edgar Neville (Domingo de carnaval, 1945; El último caballo, 1950 y La ironía del dinero, 1955), Carlos Serrano de Osma (Embrujo, 1947 y La sirena negra, 1947), Lorenzo Llovet Gracia (Vida en sombras, 1948); Juan A. Badem y Luis G. Berlanga en su primer trabajo, Esa pareja felíz (1951). Dos películas de mayor repercusión comercial le lanzarán al estrellato: Botón de ancla (1947) de Ramón Torrado y Balarrasa (1950), de José A. Nieves Conde.

En 1952 se estrena como realizador con Manicomio, codirigida con Luis María Delgado, una película insólita que proponía una irónica reflexión sobre los estrechos límites entre la cordura y la locura. A continuación dirige El mensaje (1953) y El malvado Carabel (1955), interpretada por él mismo. Entre finales de los cincuenta y principios de los sesenta realizará seis películas que forman parte del bloque más compacto y atractivo de su carrera como realizador. En La vida por delante (1958) y La vida alrededor (1959) retrata con ironía el espíritu de supervivencia que domina la vida cotidiana de aquellos años. En 1960 dirige Solo para hombres. En las tres películas, como en muchas otras en esos años, comparte protagonismo con la actriz Analía Gadé. Tras La venganza de Don Mendo (1961) realiza dos de sus mejores Films y los menos conocidos comercialmente. El mundo sigue (1963), un melodrama hondo y duro que no llegó a estrenarse en los cines. El extraño viaje ((1964), con guión de Pedro Beltrán, es una lúcida parábola de una España amordazada por el miedo. Como actor, se refugió a partir de entonces en un cine comercial. Sin embargo, en 1972 le llama Carlos Saura para trabajar en Ana y los lobos y en 1972, Víctor Erice para El espíritu de la colmena, dos títulos que le proporcionan premios y reconocimiento crítico, seguidos por sus trabajos en El amor del Capitán Brando (J. de Armiñán, 1974), Pim, pam, pum…¡fuego! (P. Olea, 1975) o El anacoreta (J. Estelrich, 1976). Realiza para televisión dos programas insólitos en la historia del medio: Juan soldado (1973) y la serie El pícaro, interpretada por él mismo. Dirige Bruja, más que bruja (1976). A partir de los años setenta, como actor, realiza interpretaciones tan destacadas como las de Stico (j. de Armiñán, 1984), Los zancos (C. Saura, 1984) o Mambrú se fue a la guerra, dirigida por él mismo y por la que es premiado con el Goya al mejor actor o Belle Époque (F. Trueba, 1992), con la que obtiene el Goya al mejor actor de reparto. En los ochenta realiza tres incisivas reivindicaciones de la memoria colectiva: la ya citada Mambrú se fue a la guerra (1985), El viaje a ninguna parte (1986) -Goya a la mejor película, mejor director y mejor guión- y El mar y el tiempo (1989).

Continúa haciendo destacado trabajos como actor en El abuelo (J. L. Garci, 1998), Pepe Guindo (Manuel Iborra, 1998), Todo sobre mi madre (P. Almodovar, 1999), Plenilunio (Imanol Uribe, 1999), La lengua de las mariposas (José Luis Cuerda, 1999), Visionarios (M. Gutiérrez Aragón, 2001), El embrujo de Shangai (Fernando Trueba, 2002), En la ciudad sin límites (Antonio Hernández, 2002), Para que no me olvides (Patricia Ferreira, 2005). En 2006 David Trueba y Luis Alegre realizan el documental La silla de Fernando, una larga entrevista que sería su última aparición en el cine. En 2001 la enfermedad le obligó a abandonar el rodaje de su última película como realizador, Lázaro de Tormes, que terminó José Luis García Sánchez. Medalla de Oro de las Bellas Artes (1981), Premio Nacional de Cinematografía (1989) y Premio Príncipe de Asturias de las Artes, en 2001 la Academia le otorgó su Medalla de Oro. Desde 2000 ocupó el sillón B de la Academia de la Lengua.


Autor de la voz en el Diccionario del Cine Español: Jess Angulo