Academia de las Artes y las Ciencias
Premios Medalla de Oro 2003 - Carmelo Bernaola

Premios - Medalla de Oro

2003 - Carmelo Bernaola

Músico y Compositor
Carmelo Alonso Bernaola, Otxandio, Bizcaia, 1929-Madrid, 2002

En 1951 se establece en Madrid, ingresando en la Banda del Ministerio del Ejército y posteriormente en la Banda Municipal, mientras estudia en el conservatorio con Francisco Calés Pina, Enrique Massó y Julio Gómez, logrando cinco premios académicos. Galardonado con el Premio de Roma, prolonga sus estudios con Petrassi y Celebidache entre otros maestros. Su producción de conciertos colaboró decisivamente a introducir en España técnicas dodecafónicas y postserialistas que no empleará en sus trabajos de cine sino aisladamente, como el restringido expresionismo en La casa sin fronteras (P.Olea, 1972) y su excelente partitura para cuerda. Su estilo, imaginativamente personal, de gran economía y perfecta escritura instrumental, le granjeó el Premio Nacional de Música por su Cuarteto nº 1 (1962), distinción que volverá a obtener treinta años más tarde por el conjunto de su obra. Desde 1981 dirigió el Conservatorio de Vitoria. Fascinado por la música cinematográfica, descubierta en su etapa italiana con Francesco Lavagnino (cuya música para La Regenta, de G. Suárez, dirigió en 1974), su preparación y versatilidad excepcionales (fue también un notable músico teatral, televisivo y radiofónico) le convierten en el más prolífico especialista de su generación, con un catálogo que excede los setenta títulos. Obtuvo el premio del CEC en 1967 (Si volvemos a vernos/Smashing Up, F. Regueiro), 1969 (Del amor y otras soledades, B. Martín Patino, que contiene algunas de sus más memorables melodías) y 1972 (Corazón solitario, F. Betriu) y del SNE en 1967 (Días de viejo color, P. Olea) y 1974 (Tormento, P. Olea). Su música, de perfecta articulación y funcionalidad narrativa, se distingue por su fuerza expresiva, riqueza de textura y predilección por los instrumentos de viento y por la escritura camerística, lo que no le impide manejar con soltura desde las músicas del momento hasta el medio sinfónico, como ejemplifica el operismo de Ernesto (S. Sampiero, 1978) o la partitura escrita en 1981 para acompañar en directo una proyección de Y el mundo marcha (The Crowd), de King Vidor, en Barcelona. Ligado en sus inicios a la escuela de Madrid, alguna de sus partituras de esa época aportó una significativa renovación, como sucede con la música para espineta de carácter modal empleada en Nueve cartas a Berta (B. Martín Patino, 1965). Compositor de perfecto oficio, su obra se nutre tanto de la paráfrasis historicista (como la recreación, desde perspectivas armónicas y tímbricas actuales, de los clavecinistas franceses dieciochescos de Españolas en París, R. Bodegas, 1970, que creó una tendencia imitada más tarde por Michael Nyman y otros) como del casticismo autóctono: en este registro descuella el hilarante zarzuelismo inaugurado en los primeros Films de Antonio Giménez-Rico (El hueso, 1968; El crónicon, 1969), que culmina en Bruja, más que bruja (F. Fernán-Gómez, 1976). Hasta el final de su vida continuó componiendo para diversos realizadores consagrados del cine español: Fernando Fernán-Gómez (Mambrú se fue a la guerra, 1986); Pedro Olea (Bandera negra, 1986); Basilio Martín Patino (Madrid, 1987); Antonio Mercero (Espérame en el cielo, 1988); Antonio Giménez Rico (Soldadito español, 1988); José Luis García Sánchez (Pasodoble, que le valió, en 1989, el Goya a la mejor música original y Adios con el corazón, 2000). En 1987 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes. Murió sin poder recoger la Medalla de Oro que en 2002 le concedió la Academia de Cine.


Autor de la voz en el Diccionario del Cine Español: José Luis Téllez