De los precursores a los últimos del celuloide | ‘Fredy’ recoge el Premio Segundo de Chomón

21 mayo, 2019

Alfredo Díaz, ‘Fredy’, recibió el Premio Segundo de Chomón en un espontáneo acto celebrado en la Academia de Cine

Segundo de Chomón fue de los pioneros del celuloide y los de mi generación somos los últimos. Gracias, señor Chomón, hace unas semanas no nos conocíamos y ahora somos como de la familia”. Con estas sencillas y sentidas palabras finalizó el maquinista Alfredo Díaz, ‘Fredy’, su intervención en el acto en el que recibió el galardón que la Academia concede a empresas o personas cuyas aportaciones técnicas contribuyen al desarrollo de la industria cinematográfica.

Espontáneo, ocurrente y divertido, ‘Fredy’ –nombre que le puso el director de fotografía Juan Amorós que se extendió como un reguero de pólvora– recogió el Premio Segundo de Chomón 2019 que le entregó su buen amigo Hans Burmann y habló, por supuesto, de la grúa que diseñó, fabricó y patentó a finales de los 70 que revolucionó los movimientos de cámara de nuestra cinematografía. “¡Qué os voy a contar de mi grúa, si las conocéis tanto como yo y hasta le habéis puesto nombre a las piezas!”, dijo este veterano profesional, que recordó que a la plataforma de aluminio donde el segundo operador apoya los pies, Fernando Arribas la llamó ‘yogurtera’, y Burmann bautizó al núcleo de asiento como ‘centollo’. Él mismo denominó ‘cigala’ a otra de las piezas de la máquina. “Todos los nombres tienen que ver con la comida de la buena, del marisco. No… si gusto a los del cine no nos falta”, comentó.

Afortunado por haber desempeñado una profesión de la que ya está retirado, ‘Fredy’ ha tenido varios “vuelcos cardíacos” desde que el presidente de la Academia le comunicó que el Segundo de Chomón era para él.

“El 28 de abril, día de las elecciones, sonó el teléfono, era Mariano Barroso, y sentí un vuelco cardíaco. Me preguntó si sabía quién era Segundo de Chomón, le contesté que no lo sabía, y me dijo que la Academia había creado este premio y que este año me lo daban a mí y por unanimidad, otro vuelco cardíaco. Me puse muy contento por el galardón y porque el mismísimo presidente me lo comunicó en un domingo tan señalado. Mi mujer y yo fuimos a votar y a comprar un pollo asado y una sidra para celebrarlo”.

 

Tesón, talento y calidad humana

Dedicó el premio a sus familiares, a los que no habían podido estar con él en un día “tan grande que nunca olvidaré” y a los que sí –su hija Carmen y su nieta más pequeña, Raquel–. También se lo brindó a su “padre profesional”, Juan Goméz Guindos, de grúas Valero.

“Las grúas de antes eran pesadas, grandes y voluminosas, hacía falta varias personas para moverlas. Con estas grúas todo iba bien en estudio y exteriores, pero no en interiores. Veía esas carencias y empecé a pensar en cómo resolverlas. Hacía croquis y planos de todas las piezas. Siempre estaba pensando en medidas y formas, no sabía como desconectar. Dos años después, logré terminarla y la guardé. Un día llegó san Fulgencio –el eléctrico Fulgencio Rodríguez–, san José Luis Alcaine y san Alfonso Ungría y me sacaron del armario. Monté la grúa en la calle, Alcaine se subió encima, hicimos unos movimientos y me hizo un gesto de aprobación. Poco a poco, fueron enterándose otros cineastas y primeros y segundos operadores, y me llamaban por la grúa, y como en aquellos años era novedoso y el único que la entendía era yo, pues también me llamaron a mí”, rememoró ‘mandibulitas’, otro de los apodos de Alfredo Díaz “por los estupendos bocadillos que se tomaba en los rodajes”, tal y como desveló el director de fotografía Hans Burmann, que mantiene con el galardonado “una amistad que ha durado muchos años y muchas películas. Y es que, si ‘Fredy’ se encargaba de la grúa “sabías que no iba a haber ningún problema”, subrayó Burmann.

No fue el único en hablar de las cualidades de este experto maquinista “que siempre estaba en primera fila, en contacto directo con el director, el operador, el segundo operador, el director de fotografía, el decorador…”, destacó el vicepresidente de la Academia, Rafael Portela, quién felicitó a ‘Fredy’ “por mover la cámara en las posiciones marcadas y hacerlo de manera armoniosa, sin que se note».

Cineastas, directores de fotografía, productores y jefes de eléctricos –Rafael García Martos, Fulgencio Rodríguez, Manolo Gutiérrez Aragón, José Luis Alcaine, Fernando Colomo, Javier Aguirresarobe, Rosa Vergés, Esther García y Kiko de la Rica– destacaron, vía vídeo, el “tesón, talento, esfuerzo, la calidad humana y la capacidad para concebir el plano y ayudar al director” de ‘Fredy’, que nunca olvidará la aventura que fue ir con su grúa a San Sebastián en su Citroën familiar para el documental que estaba rodando Imanol Uribe. “Llamamos a Fredy, y vino con su maravilloso invento y su eterna sonrisa”, recordó Aguirresarobe.

 

 

 

twitter facebook googleplus linkedin email
Cerrar
Mailing de la Academia de Cine
Apúntate a nuestra lista de correo y recibe antes que nadie información sobre nuestras actividades y toda la actualidad del cine español.
FacebookInstagramTwitterYoutube