Sevilla reúne el cine español más audaz

Fotografías de María Artiaga · 4 noviembre, 2022

Santiago Fillol y el tándem formado por Pedro G. Romero y Gonzalo García-Pelayo optan al Giraldillo de Oro de la Sección Oficial, en un certamen que vuelve a reunir las propuestas más arriesgadas de nuestra industria

Arranca un nuevo Festival de Sevilla, cita imprescindible para el cine europeo alejado de los cánones. Un certamen que alcanza su edición número 19 como referencia de las propuestas más arriesgadas y personales, y que este años vuelve a contar con una destacada presencia de producciones patrias. Con independencia de la sección en la que participen,  las cintas nacionales optarán a la segunda edición del Premio AC/E a la Mejor Dirección de Película Española, que concede Acción Cultural Española.

Dos propuestas nacionales pueden hacerse con el máximo galardón, el Giraldillo de Oro: el cineasta e investigador Santiago Fillol regresa a la dirección tras su primera experiencia, aquella vez junto a Lucas Vermal, en Ich bin Enric Marco (2009). En Matadero, su nuevo trabajo, se inspira en un clásico literario argentino del siglo XIX, El matadero, de Esteban Echeverría, pero trasladando los hechos a la Argentina de comienzos de los años 70, cuando la dictadura militar puso en funcionamiento su implacable maquinaria de represión.

Los otros representantes españoles en la Sección Oficial son Pedro G. Romero, artista, comisario, investigador y ensayista fundamental en el panorama artístico nacional, además de experto en flamenco, pasión que comparte con Gonzalo García-Pelayo. Tras presentar en el festival Nueve Sevillas, ganadora en 2020 del Premio a la Mejor Película de Nuevas Olas No Ficción, ambos vuelven a codirigir ahora Siete Jereles, una película sensorial y de atrevido planteamiento formal que se acerca a la fiesta desde una perspectiva mítica-sociológica y que retrata la atmósfera de la noche jerezana y a varios miembros de ilustres dinastías jondas.

Nuevas olas

Seis títulos españoles figuran en las propuestas del festival para dos de sus apartados más significativos, Las Nuevas Olas y Nuevas Olas No Ficción, que no en vano han sido testigos del auge y el crecimiento artístico de la plana mayor del nuevo cine en nuestro país.

La mala familia es una película que reflexiona sobre la esquiva posibilidad de redención para muchos jóvenes de los castigados extrarradios de las grandes urbes. Sus autores, Nacho A. Villar y Luis Rojo, miembros de BRBR, un colectivo fílmico surgido en torno a la música urbana, presentan esta película hecha desde las entrañas, pues ellos mismos forman parte de la comunidad que retrata la obra. En ella, un grupo de chavales —reales, no imaginados sobre un papel— se reencuentra en una calurosa jornada a las afueras de Madrid para celebrar el día de permiso de uno de ellos, encarcelado por un episodio del pasado que cambió para siempre las vidas de todos ellos.

En un registro muy diferente, pero no ajeno a cuestiones sociales también problemáticas como la especulación inmobiliaria, los procesos de gentrificación y la planificación urbanística y arquitectónica de las grandes urbes, regresa al festival Julián Génisson. Miembro de Canódromo Abandonado (La tumba de Bruce Lee) y exresidente de las residencias de la Academia de Cine, en Inmotep, comedia-ovni que su director define también como un “thriller vaporware” y en la que el director cuenta con la complicidad de Lorena Iglesias (la otra mitad de Canódromo Abandonado), Ion de Sosa o Juan Cavestany, el espectador asistirá a las peculiares andanzas de un antiguo comercial que ahora es un homeless, un profesor de italiano y un artista que usa bancos de imágenes de internet para ilustrar sus sueños se unen para investigar la desaparición de un cliente de una inmobiliaria.

21 paraíso, así titulada porque está rodada y narrada en otros tantos planos-secuencia, es el primer largometraje de Néstor Ruiz Medina, nominado al Goya y seleccionado en el Festival de Tribeca con su corto Baraka. Su película narra el proceso de desgaste emocional de una joven pareja que se gana la vida subiendo vídeos de sus relaciones íntimas a la plataforma digital OnlyFans. Soc vertical però m’agradaria ser horitzontal es la propuesta de María Antón, que regresa al festival tras lograr en 2018 el Premio Deluxe de la sección Revoluciones Permanentes con <3. Su nuevo trabajo es un cautivador mediometraje que imagina un encuentro entre una poeta estadounidense y una celebridad televisiva, dos mujeres en crisis, que pese a no compartir idioma vivirán una conexión verdadera e iluminadora en este título que se interroga sobre nuevas maneras, ya no sometidas a ninguna servidumbre, de concebir la identidad femenina.

En Nuevas Olas No Ficción se verá H, de Carlos Pardo Ros, primer largo en solitario del productor y cofundador del colectivo lacasinegra, una película de fantasmas y un viaje al fin de la noche. Un tío del cineasta falleció en circunstancias nunca del todo aclaradas en los Sanfermines de 1969 y, en un ejercicio de reescritura de la memoria, Pardo Ros se sumerge a pulmón y en compañía de una serie de cómplices en las profundidades del exceso de esa popular fiesta para tratar de reconstruir una posible explicación de aquella confusa muerte. Rodada simultáneamente con varias cámaras en distintos puntos de Pamplona, elevada sobre un impresionante trabajo de montaje y, a la manera del I’m not there de Todd Solonz, con varios actores dando vida al esquivo tío fallecido (entre ellos una mujer, Itsaso Arana, habitual de Jonás Trueba, y una estrella del trap nacional como el sevillano Pedro Ladroga), esta película supone todo un viaje al exceso.

El regreso al origen y a las raíces, las antiguas formas de vida que paulatinamente se desvanecen en la España despoblada y el poder omnímodo de las grandes empresas sin rostro son temas fundamentales de Los saldos, un documental de creación de Raúl Capdevila Murillo. Tras una larga temporada sin encontrar empleo en Barcelona, el autor vuelve a Biñéfar, en Huesca, donde su padre sigue al frente de una humilde granja familiar cuya viabilidad se ve amenazada por la instalación de un macromatadero en el pueblo. Ese proceso íntimo de reacomodo en una realidad de la que el autor huyó durante tantos años, así como la cultura y las formas de sabiduría rurales en trance de extinción, son captados en una película con el sello Pompeu Fabra que tan bien conocen los cinéfilos interesados en la no ficción menos convencional.

Polaris, de la navarra Ainara Vera, es el primer largometraje como directora de la montadora de referencia del gran documentalista ruso Viktor Kosakovsky. Vera acompaña en su travesía por el Ártico a Hayat, una capitana de barco francesa que navega hacia Groenlandia mientras lidia con su tripulación, poco acostumbrados a recibir órdenes de una mujer y menos aún si ésta es joven como es el caso. Este título conecta con una significativa cantidad de otros que estarán presentes en el festival, en los que una serie de personajes femeninos de rotunda personalidad se reafirman en ámbitos tradicionalmente reservados a los hombres.

Por último, en Un día Lobo López, Alejandro G. Salgado se adentra en la vida y el universo artístico de Kiko Veneno tomando como punto de partida la grabación de su disco más emblemático, Échate un cantecito. Construido sobre un minucioso trabajo de montaje, Un día Lobo López se presenta como una investigación exhaustiva del proceso de composición musical, escritura y grabación de aquel álbum publicado hace 30 años, así como de las circunstancias vitales de las personas implicadas en la gestación de las canciones que componen una de las obras más influyentes de la música popular española.

Proyecciones especiales

Un puñado de cintas españolas se verán en secciones paralelas del certamne. En La piedad, que se proyectará en un evento especial, el autor de Pieles Eduardo Casanova firma una película inclasificable y excesiva que ganó el Premio Especial de la sección Próxima en el Festival de Karlovy Vary. Casanova propone una reflexión sobre las relaciones tóxicas a través de la peculiar relación entre un joven y su asfixiante madre (encarnada por Ángela Molina). Manel Llunel, María León y Ana Polvorosa aparecen también en esta pesadilla en tonos pastel que oscila entre el cine de terror y la comedia extravagante.

As bestas, de Rodrigo Sorogoyen, se verá dentro de la Selección EFA, el apartado en colaboración con la Academia Europea. En esta película que remite a clásicos de la tensión atmosférica, los estallidos de violencia telúrica y la hostilidad hacia el foráneo, el director de Que dios nos perdone y El reino se traslada a una aldea del interior de Galicia, donde una pareja francesa lleva una vida tranquila, hasta que un conflicto con sus vecinos desatará un enfrentamiento que los llevará a todos a un punto de no retorno.

Carlos Saura, figura histórica del cine español que desde los 50 ha dado de sí una obra polifacética (y que recibirá el Goya de Honor en 2023), nos lleva en Las paredes hablan por un recorrido inmersivo por la historia de la pintura en base al impulso de pintar paredes, en un documental que no solo dirige sino que también protagoniza. Una idea que relaciona el arte paleolítico de las cuevas de Puente Viesgo, Altamira, Atapuerca y Chauvet con el arte urbano y graffiti actual de urbes como Madrid y Barcelona, de creadores como Zeta, Suso33, Cuco o Musa71, en un film que incluye conversaciones con artistas como Miquel Barceló y expertos del arte paleolítico y contemporáneo.

Paco Caballero (Amor de Madre, Donde caben dos) dirige la que será la comedia navideña de 2022. Los Reyes Magos, hartos de que Santa Claus les quite protagonismo, han decidido declararle la guerra. Un enfrentamiento que, sin querer, despertará a un enemigo común mucho más peligroso, el Krampus, que llevaba siglos inactivo. Un film que nos hará recobrar la ilusión por la Navidad, con un reparto que cuenta con Karra Elejalde, David Verdaguer y Matías Janick como sus majestades de Oriente, Andrés Almeida como Santa Claus y con Adal Ramones, Eva Ugarte e Isa Montalbán.

El malagueño Chiqui Carabante, una de las mentes más brillantes salidas de la Generación Cinexin y referente de la comedia negra patria con títulos como Carlos contra el mundo y 12+1, una comedia metafísica vuelve con Fortaleza. Cinco hermanos reunidos ante el testamento de su padre descubren que para poder llevarse la herencia han de enfrentarse en un jueguecito orquestado por el difunto, un divertimento póstumo que terminará sacando a la luz el secreto mejor guardado de la familia. Con Fernando Cayo, Goya Toledo, José Manuel Poga, Fernando Tejero, Vito Sanz, Carla Nieto y Lola Casamayor, y la participación especial de Manolo Solo, Nacho Fresneda y Manuel Zarzo.

Además, Rocío Mesa mezcla en Secaderos psicodelia rural y realismo mágico en este conmovedor y potente relato iniciático pegado a la tierra, Premio Dunia Ayaso en San Sebastián, y con música de Fuerza Nueva (Los Planetas con El Niño de Elche), Unidad y Armonía, con la colaboración de Soleá y Estrella Morente, y el reguetón de Los Boyz. Y Paco Campano une fuerzas con Gonzalo García Pelayo en su quijotesco proyecto 10+1 (producir diez películas en un año) con Arde!, protagonizada por una explosiva mujer nacida del esperma arrastrado por las cataratas de Iguazú, fruto de los iconos del camp argentino de los 60 y 70, la actriz Isabel Sarli y el director Armando Bo. Ambas se verán en eventos especiales.

twitter facebook googleplus linkedin email
FacebookInstagramTwitterYoutube