Brian Cox se adapta a los nuevos tiempos

Fotografías de Javi Hernández y Clara Rubio · 30 marzo, 2023

El actor escocés presenta en la Academia el primer capítulo de la última entrega de Succession

Ha participado en numerosas películas, en emblemáticas obras de la lengua inglesa durante su permanencia en la Royal Shakespeare Company y en series de televisión, pero ha sido Logan Roy, el cruel y malhumorado patriarca de la familia protagonista de Succession, por el que ha recibido elogios de la crítica y el público, y se ha consolidado como uno de los actores más populares de su generación. “Nunca había tenido en televisión un papel durante tanto tiempo. No me quedo atrapado con los personajes que hago, soy de los que pasó página”, aseguró Brian Cox, al que todavía le queda una nueva temporada de la exitosa ficción televisiva creada por Jesse Armstrong que, hasta el momento, ha sido reconocida con 13 Premios Emmy.

Succession (HBO) ha traído a nuestro país al intérprete escocés, que visitó la Academia de Cine. Elegantemente trajeado -confesó que elige el vestuario que luce Logan Roy-, Cox no hizo spoilers de la cuarta y última entrega de la serie.

“Pasan cosas, claro. Succession es una montaña rusa: cuando esperas algo, ocurre lo contrario. Su dinámica es sorprender”, resaltó el actor, para quien la serie “tiene mucho de comedia. Nos divertimos mucho haciéndola. Se plantean varias líneas alternativas, improvisamos…Kieran Culkin -encarna a Roman Roy- ha evolucionado mucho porque al principio teníamos dos líneas alternativas y entraba en pánico, ahora son cinco y se las ventila sin problema”.

 

Si habló de cómo ve él su personaje. “Es un hombre muy complicado, muy solitario, es un incomprendido. Sus empresas son lo primero, es lo único que le importa, y apuesta todo por una idea No me gustan sus salidas de tono y sus exabruptos, prefiero a Logan cuando no está actuando, cuando se mantiene en un segundo plano”, aclaró el que dio vida a Hannibal Lecter en Hunter, de Michael Mann.

Siempre Shakespeare

Teatro en Londres, cine en Los Ángeles, y en la actualidad Succession, “que no es una historia de héroes y villanos, sino de personas. Refleja muy bien la estupidez humana, son una panda de idiotas…”, comentó Cox, que también se ha metido en la piel de protagonistas heroicos de Shakespeare, un referente cada vez que se cita la serie. “La literatura pasa de generación en generación, se va adaptando a los tiempos, algo que hace mucho mejor la televisión que el cine, que se basa más en la imagen”, apostilló Cox, que hizo El rey Lear con sir Laurence Olivier.

El escocés también habló de sus cuatro hijos televisivos –“Logan no tiene un favorito, los quiere a los cuatro porque siempre los recuerda cuando eran pequeños”- y de lo “extremadamente” rico que es su personaje. “Vi un documental sobre gente muy muy pobre y personas muy muy ricas y me di cuenta de lo desconectados que están del mundo los últimos. Los multimillonarios viven una ilusión. Richard Branson dice que hay que mandar más naves al espacio, pero lo primero es solucionar lo que está pasando en nuestro mundo”, indicó.

Preguntado por su visita al Museo del Prado, donde posó junto a “Saturno devorando a su hijo”, la más conocida de las pinturas negras de Goya y con la que describen a Logan Roy, Cox declaró estar fascinado con “la elegancia y calidez” de la pinacoteca. Nada que ver con la primera vez que visitó el Prado en 1987, cuando le pareció “el museo peor iluminado del mundo”.

twitter facebook googleplus linkedin email
FacebookInstagramTwitterYoutube