Los estrenos españoles, en lista de espera

Por Chusa L. Monjas · Imagen: Las niñas ©Jorge Fuembuena · 4 mayo, 2020

Las salas reiniciarán su actividad entre un torbellino de lanzamientos aplazados y cancelados

El fundido a negro se mantiene hasta la futura reapertura de los cines. Vacías desde el pasado marzo por la COVID-19 y el confinamiento social, las salas preparan su vuelta a la actividad de forma gradual, asimétrica y por fases, y siempre que la evolución de la pandemia lo permita. La COVID-19 obligó a apagar el proyector a esos templos oscuros donde la ficción se sueña de manera colectiva, que han luchado por volver a abrir lo antes posible –lo harán con butaca preasignada y el aforo limitado a un tercio en la segunda fase de la desescalada–. Entre un torbellino de estrenos y lanzamientos aplazados y cancelados en los dos últimos meses, hay historias que aspiran a encontrar un hueco en las 3800 pantallas que hay en España.

Productores y distribuidores reestructuran sus calendarios para dar salida a los largometrajes que no han desembarcado en las salas por el coronavirus –el primero que se pospuso fue Operación Camarón–, a los que hay que sumar los que estaban previstos hasta finales de año. Algunos se suspenderán, otros se retrasarán y otros, quizá, se desplazarán al 2021. El cine español, con más de 70 producciones en lista de espera, puede ser la clave para que la gente recuerde por qué le gusta ir al cine.

Las salas necesitan películas y los exhibidores tienen claro que, desde el primer día de la reapertura, hay que ofrecer al espectador historias que le hagan disfrutar de la experiencia cinematográfica. Pero todo apunta a que se tardará semanas en lograr un estado de normalidad. Coordinar los intereses de todos para que nadie salga perjudicado es “difícil. A nosotros ya nos han ofrecido ‘inmolarnos’ con Historias lamentables en favor de toda la industria”, indica Javier Fesser, para quien lo más importante son “las historias y el corazón de sus personajes. Todo lo demás es anecdótico”.

Fesser iba a presentar en el Festival de Málaga su nueva película, cuyo lanzamiento estaba previsto para el 30 de abril, y para la que todavía no tiene nueva fecha de estreno. «Barajamos esperar a la primavera que viene, pero es verdad que estamos en un escenario poco predecible y cambiante a tiempo real. Nos iremos adaptando con la ilusión de tener un nuevo reto: construir un escenario mejor que el que tuvimos antes de la pandemia”, expone el director y guionista madrileño, que en algún momento se llegó a plantear el estreno online de Historias lamentables. “Nada es descartable. Espero que elijamos la manera en la que llegue en las mejores condiciones y al mayor número de espectadores posible. No hay que agarrarse a ningún dogma ni idea preestablecida de cómo se deben o no estrenar las películas”, subraya.

Al creador de la taquillera Campeones, la mejor película de los Goya 2019, le inquieta que la posible acumulación de estrenos se traduzca en que los títulos más modestos se pierdan. “Es pura matemática. Me preocupa que esta situación agrande las lamentables diferencias entre las grandes y las pequeñas producciones”. Y, de no tener espacio en la cartelera, valoraría trasladar su último trabajo al 2021. “Si el escenario es mejor para la película, tener paciencia sería lo mejor para todos», concluye.

Historias lamentables, de Javier Fesser

Nolan y Mulan, las esperanzas

Con “ilusión, esperanza y cautela” recibió Mercedes Gamero la noticia de la reapertura de los cines. La productora y directora general de Atresmedia Cine mantiene para este año la llegada a las salas de Superagente Makey, comedia de Alfonso Sánchez protagonizada por Leo Harlem, Silvia Abril y Jordi Sánchez –17 de julio–; la segunda entrega de Padre no hay más que uno, dirigida por Santiago Segura –agosto–; El verano que vivimos, protagonizada por Blanca Suárez y Javier Rey –6 de noviembre–; y Ofrenda a la tormenta, título que iba a desembarcar en junio y que ahora tienen que reubicar.

“Son cuatro películas muy potentes que a la gente le va apetecer ver en las salas. Si todos movemos las películas al 2021, los cines no acabarán de reabrirse. Se necesita promoción, seguridad y producto, y si no damos un contenido que la gente quiera ver… Las épocas de crisis ofrecen oportunidades que, quizá, en otros momentos no se tienen. No se va a contar con el cien por cien del parque de salas, pero habrá menos competencia, se compensarán unas cosas con otras. Va a ser muy difícil retomar la actividad industrial y empresarial si nadie se atreve a dar el pistoletazo de salida. Si los productores y distribuidores nos atrevemos a ir en primera línea, los exhibidores nos apoyarán”, señala. 

Los tres pilares –la producción, distribución y la exhibición– trabajan juntos “para que la actividad se retome de la mejor manera y lo antes posible, con todas las condiciones de salubridad y seguridad. Estamos hablando para lanzar una campaña común animando a que el público vuelva tener ganas de ir al cine»; y cruzan los dedos con Tenet, la ambiciosa producción de Christopher Nolan, y Mulan, la princesa guerrera de Disney que ahora es real, y que llegarán a nuestro país el 17 y 24 de julio, respectivamente. “Son la gran esperanza. Si Warner y Disney mantienen estas fechas significará que las salas reabren en condiciones óptimas. El boca a boca tendrá un gran efecto con estos dos filmes, cuyo poder de atracción llevará a mucha gente al cine”, declara Gamero. 

Nolan ha escrito una apasionada carta abierta en la que destaca la importancia de los cines cuando pase la pandemia del coronavirus. «Cuando pase esta crisis, la necesidad de un compromiso humano colectivo, la necesidad de vivir, reír, amar y llorar juntos en el cine será más poderosa que nunca», exponía el director de Memento, El caballero oscuro y Dunkerque.

Padre no hay más que uno 2

Varios meses en el cajón

El cine representa el 70% de la facturación de Bteam Pictures, distribuidora que tiene preparada para la gran pantalla tres trabajos que verán la luz este año: la ópera prima de Pilar Palomero, Las niñas, que se presentó internacionalmente en la última Berlinale y estaba comprometida para el Festival de Málaga –que si se celebra a finales de agosto no afectaría su estreno para el 4 de septiembre–; la nueva obra de Isabel Coixet, Nieva en Benidorm, que está en proceso de posproducción y su estreno está previsto en noviembre ; y el documental dirigido por Maite Alberdi El agente topo, que tuvo su premiere mundial en Sundance a principios de este año.

“Me gustaría que todos fuéramos lo suficientemente razonables y coherentes para que no hubiese un embotellamiento de estrenos. Hay películas que llevan en el cajón varios meses, no debería costarnos tenerlas guardadas un par de meses más. No tiene sentido lanzar 20 títulos a la vez”, indica Lara Pérez Camiña, socia fundadora de la compañía, que también incide en que los tres sectores tienen el mismo objetivo: “devolver las ganas de ir al cine de forma segura, que es lo más importante”. Y para ello estudian promociones en la línea de la Fiesta del Cine durante el primer mes de la reapertura. “Hay que animar al espectador. Necesitamos que el público responda, darle confianza con películas de calidad y atractivas para que tengan ganas de ir al cine”.

En Bteam Pictures, que también tiene en catálogo títulos para lanzar directamente en las plataformas VOD, hilan todo lo previo al estreno en los cines de una película española “y las nuestras, las indies, suelen pasar por festivales –previos a noviembre están Toronto, Venecia, San Sebastián y Valladolid–”, señala Pérez Camiña, que lamenta que, si finalmente no se celebra Málaga, “se perderán las cintas españolas y latinoamericanas del certamen que funcionan muy bien en la cartelera”.

Invisibles ©José Haro

No hay estrenos para todos

Con 41 pantallas en toda España en las que las producciones domésticas que proyectan superan el 40% de cuota, la cadena Renoir se prepara para el arranque. “Confío en que habrá estrenos desde el primer día porque, de no ser así, va a ser mucho más difícil llenar. Pero no habrá para todas las salas, por lo que se hará una cartelera teniendo en cuenta lo que estaba funcionando cuando cerramos”, advierte Octavio Alzola, responsable de programación y marketing de los Cines Renoir, que da por seguro el mantenimiento de Invisibles cuando se reinicie la actividad –se cerraron los cines una semana después del estreno de la historia dirigida por Gracia Querejeta, que tuvo muy buena entrada–.

Convencido de que se va a racionalizar la integración de las películas en el calendario de estrenos de 2020 para que no se produzca un ‘cuello de botella’ cuando se reabran las salas –»con los cines cerrados se ha producido un paréntesis de tiempo que se está trasladando también en las fechas de los rodajes. Si en la reapertura se concentran todos los estrenos, llegará un momento en el que no habrá películas, porque durante un tiempo no se ha rodado»–, Alzona destaca la “importante” labor que va a tener el producto español. “Muchos estrenos internacionales son a nivel mundial y la recuperación no va a ser simétrica, unos territorios se van a recuperar antes que otros. Estados Unidos, la base de donde viene todo ese producto, será de los últimos en reponerse. Lo nuestro será más necesario que nunca”.

Preparados para afrontar las limitaciones marcadas –butacas preasignadas y el aforo limitado a un tercio– porque su número de pantallas les permite tener flexibilidad para dar más sesiones en más salas a las películas, los Renoir reabrirán sus puertas con estrenos y también con producto antiguo, porque ampliará ‘Te la perdiste’, programa que incluye las mejores cintas del año a un precio reducido. Contenidos que probarán, una vez más, que la experiencia de ver el cine en salas es insustituible.

twitter facebook googleplus linkedin email
Cerrar
Mailing de la Academia de Cine
Apúntate a nuestra lista de correo y recibe antes que nadie información sobre nuestras actividades y toda la actualidad del cine español.
FacebookInstagramTwitterYoutube