Veneno: sanación por ficción

29 junio, 2021

Javier Ambrosi, Javier Calvo y Valeria Vegas visitan la Academia de Cine, en una conversación a tres bandas sobre Veneno

Son creadores de universos a los que la ficción les ha cambiado la vida. Javier Ambrossi y Javier Calvo quieren que sus obras tengan un impacto “real”, que lo que escriben, dirigen y producen transforme, muestre una nueva forma de entender el mundo o que haga más felices a sus equipos, sus intérpretes y también al público. “Eso es lo que queremos hacer, lo que nos gusta”, defendió esta conocida pareja, que no da un paso el uno sin el otro y que se complementan tanto que se han convertido en el tándem perfecto.

Artífices de La llamada y de las series Paquita Salas y Veneno, Ambrossi y Calvo celebraron el Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+ con su amiga Valeria Vegas en la Academia de Cine, institución que ese lunes exhibió los dos primeros capítulos de Veneno.

En esta conversación a tres bandas, recordaron el origen de esta ficción original de Atresplayer Premium que ha dado visibilidad a la transexualidad y ha revolucionado el panorama audiovisual nacional e internacional convirtiéndose en un fenómeno. “Estábamos en Los Ángeles y uno de los productores con los que nos reunimos nos preguntó: ¿de quién haríais un biopic? De La Veneno, contestamos. Él, que era mexicano, no sabía quién era y según le íbamos contando cosas nos íbamos emocionando y empezamos a desarrollar los capítulos”, desveló Calvo, que se había leído el libro de la periodista y escritora Valeria Vegas, ¡Digo! Ni puta ni santa. Las memorias de la Veneno, la biografía en la que se basa la serie.

El productor mexicano no les compró la serie, pero Sonia Martínez e Ignacio Corrales, de Buendía Estudios, dieron luz verde al proyecto, que en sus inicios “era mitad La Veneno, mitad ficticia”. La serie comenzaba con una abogada –personaje para el que hablaron con la actriz chilena Daniela Vega– que iba a la cárcel a visitar a Cristina Ortiz, pero las numerosas horas de conversaciones con Valeria Vegas convirtieron a la letrada en una escritora en transición que conoce a la protagonista. “Escuchar a Valeria nos conectó con la historia de la Veneno, que es una historia de descubrimiento, de vida. Valeria fue nuestro faro”, apuntó Ambrossi.

Vegas indicó que Ambrosi y Calvo apuntaban todo lo que les decía: “no paraban de tomar notas. En la serie está la energía, la forma de vivir, de sobrevivir de Cristina, cuya fantasía les sirvió para contar este relato. Yo reivindico que cada uno cuente su vida como le dé la gana”.

De Aaron Sorkin a Martin Scorsese pasando por Sara Montiel y por las películas Call Me By Your Name, Joker, Yo, Tonya y Boogie Nights, y la serie Euphoria. Veneno es una coctelera de referencias a la que dieron “nuestro tono” y en la que su total implicación les llevó a romperse en más de una ocasión. “Teníamos la emoción a flor de piel. He llorado escribiendo la escena en la que Paca ‘La Piraña’ se despide de Cristina. Paca nos lo pidió, y le escribimos un final de cuento”, dijo Calvo.

Pionera y útil

Jugaron fuerte “porque es lo que nos gusta” y se empeñaron, no solo en que todos los personajes trans los interpretaran actrices y actores trans, sino que en cada departamento hubiese, como mínimo, un persona trans. “Veneno nació con la vocación de ser pionera y útil. Lola Rodríguez –Valeria en la serie– nos decía que en su casa, en el colegio, siempre había sido la rara, y que aquí era una más, que se sentía querida y entendida. La decisión que tomamos era especial, se creó una comunidad, y como es tan difícil hacerlo todo bien, ahí estábamos todas para que no se nos pasara nada. Veneno la hemos hecho todas”, apostilló Ambrossi.

Conocer a la Veneno y ver todas las caras de este icono trans, que fue una de las celebridades más populares de nuestro país tras su aparición en el programa Esta noche cruzamos el Mississippi, es uno de los atractivos de este título. “Reivindicamos los referentes imperfectos. Lo que hizo Cristina fue muy importante, dar visibilidad a las personas trans. Solo los que la conocieron saben si la serie dulcifica su imagen o no. Aquí está la Veneno televisiva y la de verdad, una persona que, como todos, tuvo sus aciertos y sus errores. Yo quiero pensar que nos hemos acercado a la persona que fue”, manifestó Ambrossi, a quien le gustó mucho el término que acuñó un espectador sobre la serie: sanación por ficción.

Ambrossi y Calvo no descartan abordar alguna de las “muchas historias interesantes” que descubrieron documentándose para Veneno, un trabajo en el que vivieron situaciones mágicas, como cuando rodaron el nacimiento de Cristina Ortiz. “No filmamos en su pueblo, Adra, sino en la Isleta del Moro. Su hermano estaba allí y nos dijo que la casa en la que estábamos grabando estaba en la calle y en el número en la que nació su hermana. Fue mágico”, contó Calvo.

twitter facebook googleplus linkedin email
Cerrar
Mailing de la Academia de Cine
Apúntate a nuestra lista de correo y recibe antes que nadie información sobre nuestras actividades y toda la actualidad del cine español.
FacebookInstagramTwitterYoutube