Berlanga, Bardem y ‘El Brillante’

Fotografías de ©Alessandro Roviello y Carlos Alonso · 16 julio, 2021

Manolo Gutiérrez Aragón presenta su novela ‘Rodaje’ junto a Gracia Querejeta y Vicente Molina Foix

El primer rodaje al que asistió Manolo Gutiérrez Aragón fue El verdugo. Y al entonces estudiante de cine le impresionó ver a Luis García Berlanga, que era su profesor en la naciente Escuela de Cine que marcaría las décadas posteriores del cine español, “rodeado de muchas personas, con cables por todos los lados, tomando decisiones”. Le costaba entender “cómo se podía crear en medio de ese caos. Ahora sostengo que el cine es superar ese caos y ordenar las cosas que pasan en el set”, recordó el director, guionista, escritor y académico cántabro en la presentación de su última novela, ‘Rodaje’.

Acompañado por el escritor y director de cine Vicente Molina Foix y la directora y guionista Gracia Querejeta, Gutiérrez Aragón conversó en la Academia sobre su nuevo libro, ambientado en el Madrid gris y empobrecido de los años 60, cuando Luis García Berlanga filmaba una de las películas más importantes del cine español.

El final de la filmación de El verdugo y la lucha por salvar la vida del histórico dirigente comunista Julián Grimau, condenado a muerte, fue “la chispa” de ‘Rodaje’, que presenta a Pelayo Pelayo, un joven cántabro que llega a la capital para cumplir su sueño de convertirse en cineasta.

“No soy exactamente Pelayo Pelayo. Yo llegué a Madrid una década después, en los 70”, advierte Gutiérrez Aragón, que, como el personaje principal de su libro, conoció a Berlanga y a Bardem, a los que convierte en personajes literarios. “Las dos ‘bes’ del cine español se trataban, pero eran personas muy distanciadas y, profesionalmente, rivales. Bardem siempre quería que Luisito se comprometiera  políticamente, pero a él no le gustaba la política. Berlanga ha sido uno de los directores españoles más prohibidos por la censura,  y El verdugo pasó porque era un director fallero”, señaló.

Foto: ©Carlos Alonso

Una historia privada y otra histórica

Pelayo Pelayo, su novia (Laura), su compañero de piso (Gran Manitú), el guionista Mutante, el actor Juan Luis Mañara, la periodista Miriam Monjas y el acomodador Virginio, entre otros, se mueven por las calles del Madrid de 1963. La Cuesta de Moyano, la estación de Atocha, el gimnasio Moscardó, el Círculo de Bellas Artes, el bar El Brillante, la pastelería La Mallorquina, el Café Gijón, el Café Comercial, la cafetería California, el cine Carretas…”Madrid era una ciudad gris, aunque por la noche era más en technicolor”,  destacó Gutiérrez Aragón, admirador de Valle Inclán, aunque negó que ‘Luces de Bohemia’ estuviera detrás de su novela, tal y como apuntó Vicente Molina Foix.

Sí reconoció a Molina Foix que Pelayo Pelayo era un homenaje al Humbert Humbert, el  protagonista-narrador de ‘Lolita’, de Nabokof. Una “transposición cántabra” en la  que no cayó Gracia Querejeta, a quien el nombre de Pelayo Pelayo le pareció “normal porque en mi facultad había un chico que se llamaba García García”.

Interesado por conocer quién estaba detrás de algunos personajes del libro –“Berlanga es Berlanga, Bardem es Bardem, pero ¿quién es el productor? ¿y el actor?” Interrogantes a los que el autor respondió que el actor era Juan Luis Galiardo y que el productor no era nadie real, aunque, como Elías Querejeta, quitaba el filtro de los cigarrillos–, Molina Foix resaltó que ‘Rodaje’ tenía una historia privada, la de Pelayo Pelayo, y otra histórica, y que retrataba muy bien el mundo de la crítica de cine “como lucha política”.

Gracia Querejeta, que contó varias anécdotas de su padre, que produjo varias películas de Gutiérrez Aragón, aseguró que leyendo el libro reconoció ese Madrid “del miedo, de la oscuridad de la DGS…”.

Manuel Gutiérrez Aragón no se olvida del cine, al que dijo adiós en 2008 con Todos estamos invitados. “Tenía miedo de no poder hacer las películas que quería,”, manifestó el creador, que deja patente su  amor al séptimo arte en ‘Rodaje’, pero no podría llevarlo a fotogramas. “Me llevaría mal conmigo mismo. Se necesita otra mirada”, dijo.  Gracia Querejeta, con la que escribió el guion de Cuando vuelvas a mi lado, se ofreció a dirigir ‘Rodaje’ en este encuentro que presentó la productora Ana Amigo y al que asistieron los intérpretes Miguel Rellán y Jorge Perugorría.

Foto: ©Carlos Alonso

twitter facebook googleplus linkedin email
Cerrar
Mailing de la Academia de Cine
Apúntate a nuestra lista de correo y recibe antes que nadie información sobre nuestras actividades y toda la actualidad del cine español.
FacebookInstagramTwitterYoutube