Manuel Gutiérrez Aragón: «Los intérpretes nunca pasan desapercibidos, ni en la pantalla ni fuera de ella»

Por Chusa L. Monjas · Foto: ©Enrique Cidoncha · 30 junio, 2017

Recibió el Premio Muñoz Suay 2016, que reconoce los mejores trabajos de investigación histórica sobre nuestro cine

Manuel Gutiérrez Aragón echa de menos a los actores, profesionales con los que ha compartido horas y horas de filmación y a los que ha dedicado su última obra. Medalla de Oro 2012, el cineasta y escritor cántabro afirma que nunca dejará de ser director de cine –“Se deja de hacer películas”–, medio en el que “la gente te da más de lo que recibe” y del que añora “la compañía de los otros, de los técnicos y de los actores, a los que en España la gente los quiere por encima de las películas que hacen”. Y es que para Gutiérrez Aragón los artistas son vida, tal y como cuenta en A los actores (Anagrama), un relato en el que este narrador reflexiona sobre qué es la representación y la vida de cine que ha sido galardonado con el Premio Muñoz Suay 2016.

Los actores dan para mucho. Usted ha escrito sobre ellos cuando ha dejado de trabajar con ellos. 

Claro, cuando te alejas de algo o de alguien tienes la distancia adecuada. Una película tiene adentro muchas cosas verdaderas, tantas como la vida misma que transcurre dentro de ella, aparte de las que pertenecen a la historia ficticia que estás filmando. La parte más vital que tiene la filmación son los actores. La literatura es muy sugerente: personajes, historia, colores, emociones… pero no tiene esa parte de la vida que son los actores.

No ha escrito una obra al uso, ¿cómo nació?

Surgió al dejar de dirigir filmes. Es un remedo de aquello, de mi vida de cineasta.

¿Qué le ha supuesto el libro? 

Tener que desempolvar recuerdos… Yo no soy muy buen memorialista, prefiero la invención. Pero aquí no hay ficción.

Usted que ha dado órdenes a numerosos intérpretes, ¿qué destacaría de ellos? ¿Cuál ha sido su receta? 

Cada actor tiene sus particularidades, no hay una manera única, general, para dirigirlos… Cada actor necesitaría un método, un tratado completo. Muy caro, ¿no? Lo dejaremos en algo más sencillo, como es el buscar una identificación con el personaje.

¿Cree que España valora lo suficiente a los actores?

En los momentos más bajos de la valoración del cine español, se ha seguido teniendo cariño por los actores, contrastando, cómo no, con algunos odios acérrimos. Como se ve, los actores nunca pasan desapercibidos, ni en la pantalla ni fuera de ella.

¿Conoció a Ricardo Muñoz Suay, una figura histórica de nuestro cine? 

Fui amigo de Ricardo, y siempre conservamos la amistad, algo que tratándose de Ricardo no todo el mundo puede decir.

Es una persona muy premiada. Este es el segundo galardón que recibe de la Academia. ¿Tiene el Muñoz Suay un significado especial?

Ricardo Muñoz Suay tenía buen gusto, era un hombre muy inteligente y a la vez implacable en sus juicios. Es un honor recibir un premio que lleve su nombre.

Saberse el papel

No hay muchos volúmenes sobre el significado del actor en el lenguaje cinematográfico, ¿por qué?

Efectivamente, hay muchos tratados sobre el lenguaje cinematográfico, algo que un momento determinado fascinó a los lingüistas, pero hablaban poco de los actores, aunque sí lo han hecho sobre los personajes. Por otro lado, existe la banalidad de los anecdotarios y chistes sobre los actores. No es fácil reflexionar sobre alguien que está en la ficción y a la vez fuera de ella. Se escapa de los moldes lingüísticos.

Lo que hacen los actores, ¿es magia o es técnica? 

A veces la magia no aparece, es reacia y huidiza, así que quedémonos con la técnica. Solo por si acaso.

¿Qué es actuar bien? 

Saberse el papel. En toda la extensión del término. Memoria, acción… Lo demás, pues es como las musas, siempre están invitadas, pero a veces acuden y otras no.

¿Cúal fue el primer actor o actriz que recuerda haber visto en la gran pantalla?

A Yvonne de Carlo, la reina del Technicolor.

Un consejo para los futuros intérpretes.

La constancia y tener un trabajo alternativo.

¿Volverá a rodar una película?

No.

¿Dónde se ha sentido más cómodo, dirigiendo o escribiendo?

Si es por comodidad, me siento más cómodo escribiendo. No hay que madrugar.

¿Qué le ha dado el cine? 

Vivir con más intensidad que si hubiera sido profesor de instituto. Yo me sigo considerando director de cine, lo único que ocurre es que ya no hago películas. En algunas películas de directores españoles nuevos, en dos o tres, me gusta imaginarme que soy yo quien hubiera rodado así tal o cual secuencia. O casi así, porque nunca se vuelve a rodar una secuencia de la misma manera.

twitter facebook googleplus linkedin email
FacebookInstagramTwitterYoutube