Iciar Bollain: «Cada película es una victoria»

Por Chusa L. Monjas · Foto: Marino Scandurra · 4 mayo, 2016

La cineasta madrileña regresa a la ficción con El olivo

Tras la experiencia de encontrar la estructura de En tierra extraña, «que me pareció lo mas complicado del documental», contar con un guión desde el principio «y tan bonito» como el de El olivo ha sido «un lujo» para Iciar Bollain. Superadas las tres décadas de trayectoria, la directora, guionista y actriz tiene muchas ganas de hacer muchas cosas y cuenta con la experiencia para sentirse «un poco más segura de lo que hago, aunque siempre tengo la sensación de que puede que haya hecho la última película. No doy nada por sentado, la verdad, cada película es una victoria», expone esta cineasta que siempre cuenta historias de gente en la que te puedes reconocer, y de personas a la búsqueda de alguien o de algo. Y en este territorio se mueve su nueva proposición, una coproducción hispano-alemana que tuvo su estreno mundial en el Festival de Miami y que llegará a las carteleras españolas el 6 de mayo.

 

El germen de El olivo fue una noticia que publicaron los medios, ¿qué le llevó a llevar a imágenes esta historia?

La idea y el guión vienen de Paul Laverty. Yo creo que vio en ese olivo milenario del que hablaba la noticia, arrancado de su lugar y enviado al norte de Europa, una metáfora de la época del boom que hemos vivido, de la posterior crisis, de esta idea de que se puede comprar y vender todo, incluso algo como un olivo de 2 000 años, plantado seguramente por los romanos, que forma parte de nuestro patrimonio y nuestra historia, y alguien lo pone para adornar en su jardín, o en el lobby de su empresa. El olivo es, además, muy simbólico y parte de nuestra cultura mediterránea.

La película se mueve entre varios géneros: tiene una parte de road movie, es ecologista y reivindicativa.

Una de las virtudes del guión de Paul Laverty es que es sutil. Cuenta la historia personal de una chica, Alma, y su relación con su abuelo y con su padre. Es Alma la que tira de la historia, es su amor por su abuelo y su forma de estar en guerra con todos los demás, incluida ella misma, lo que se está contando en primer término. Y el boom económico y la crisis posterior es el paisaje de esta historia, está implícito. Igualmente el mensaje ecologista nace de una manera orgánica. Alma no es una activista en el sentido literal del término, no intelectualiza su lazo con el olivo, es algo natural en ella, ha crecido a su sombra, jugando a hacer comiditas en el interior de su tronco… El árbol es parte de su infancia, de ella misma. La idea de ir a buscarlo es algo visceral, no racional.

El expolio de árboles centenarios le ha llevado a dirigir un cuento sobre el amor a la naturaleza que da un toque de atención a lo poco que cuidamos nuestras raíces y hace hincapié en la especulación y la corrupción.

Más que una denuncia, lo que hay en el fondo de la película es la idea de cuidar y valorar lo que tenemos. De que hay cosas que no se pueden vender, porque si lo haces, te dañas. La venta del olivo abre una herida en esa familia. El expolio de esos árboles, la explotación de nuestro paisaje, el despilfarro que hemos vivido, la corrupción… todo eso son heridas que nos han infringido, que nos hemos infringido. Hay una idea en la película de que si cuidamos lo propio, también nos estaremos cuidando a nosotros mismos.

Ha definido El olivo como un cuento.

Más que un cuento es una fábula. Es realista, es triste a veces, pero creo que también hay una idea de inconformismo detrás del viaje de Alma, y un final con mucha esperanza, en el que Alma pasa página por fin y puede empezar de nuevo.

¿Cuánto daño ha hecho a este país el boom del ladrillo?

Mucho. No solo al paisaje, que ha sido devastado, sino a tanta gente que ha dejado, como al personaje de Alcachofa (Javier Gutiérrez), en la ruina total. El ladrillo atrajo también a mucha gente joven que dejó de estudiar para ganar dinero y ahora están sin trabajo y sin estudios… Es un modelo de economía que, como se ha visto, no va a ningún lado, no produce beneficios para la sociedad a largo plazo y ha generado corrupción y especulación.

Abuelos indispensables

La relación abuelo-nieta es muy hermosa. ¿Cree que el papel de los abuelos en la familia está cambiando?

Su papel siempre ha sido fundamental, emocionalmente, educativamente. Pero además en los últimos años se han convertido en indispensables para todo: para ayudar a las mujeres y a las parejas en general a conciliar trabajo e hijos, ayudan con sus pensiones en el día a día… Los abuelos ya no pueden jubilarse de ser abuelos, son más necesarios que nunca. Cuando hacíamos el casting preguntábamos a todas las actrices por la relación con sus abuelos. Todas tenían una relación muy estrecha con al menos uno de ellos y, en muchos casos, estos abuelos y abuelas habían sustituido en gran medida a sus padres trabajadores. En la película, el abuelo de Alma representa su infancia, el amor incondicional, la entrega total. El abuelo pertenece seguramente a la época más feliz de la vida de Alma.

Es la primera vez que tiene una protagonista tan joven. ¿Piensa que hay muchas jóvenes como Alma dispuestas a todo para que su abuelo vuelva a ser el que era?

Anna Castillo tiene la misma edad con la que Silke y Candela Peña hicieron Hola, ¿estás sola?, de hecho hay quien ha encontrado una cierta similitud entre las dos películas. Los tres personajes tienen carisma, energía, y las tres actrices, a pesar de ser tan jóvenes, bordaron sus papeles.

Creo que el personaje de Alma es poco común, es especial, por eso es la protagonista, pero seguro que hay más de una Alma por ahí, en la vida real, dispuesta a todo.

Es la segunda vez que lleva a imágenes un guión de Laverty (También la lluvia) ¿Ha metido mano en el libreto?

Para dirigir siempre metes mano, tienes que hacerlo tuyo. El casting ya es una manera de hacerlo tuyo, y después trabajando con los actores adaptas diálogos, y los actores aportan también muchas ideas. El guión, que es la base de todo, va creciendo en las imágenes, va cogiendo forma.

¿Qué les pide a sus intérpretes?

Que hagan los personajes desde la verdad, desde su verdad, conectados con sus emociones. Anna y Javier son impresionantes, son capaces de hacer todo desde la verdad, sea drama o sea comedia, y con mil matices.

¿Cómo son los protagonistas de El Olivo?

Son gente especial y al mismo tiempo corriente, como cualquiera. Alma es una fuerza de la naturaleza, es contradictoria y extrema a veces, pero ¿qué adolescente no lo lo es? ‘Alcachofas’ desgraciadamente hay muchos, víctimas de la crisis aunque, eso sí, no sé si tan pasionales e intensos como Javier Gutiérrez, ni tan divertidos… Rafa (Pep Ambròs) es ese amigo-joya, que está a tu lado y no te has dado cuenta hasta que un día caes. Y el abuelo tiene un carisma especial, el hombre que lo interpreta, Manuel Cucala, es encantador, muy como el personaje, cariñoso, apasionado de sus árboles, su huerto, su tierra, con una sabiduría sobre todo ello enorme y un actor natural de primera.

Todo empieza en familia

La película podría abrir un debate sobre el arranque de olivos y otros árboles singulares cuya venta y desarraigo están permitidos.

Me gustaría mucho que sirviera de ayuda en las campañas de sensibilización y protección de estos árboles que ya estan en marcha, desde distintas ONG, para pedir una ley que los proteja como patrimonio en todo el territorio nacional y también fuera de nuestras fronteras. En España solo están protegidos en la Comunidad Valenciana.

Hay una organización que ya ha conseguido miles de firmas para que el Parlamento Europeo apruebe una declaración donde invite a todos los países a proteger los viejos árboles y prohíba tanto el arranque como su comercio.

Sí, es una iniciativa estupenda de Change.org a la que nos hemos sumado

¿Por qué tienen tanta importancia los vínculos familiares en su cine?

Es que la familia, para bien o para mal, es fundamental. Es donde crecemos, donde aprendemos a estar en el mundo, donde todo empieza…

¿Volverá a ponerse delante de la cámara?

Si surge la oportunidad, sí me gustaría.

Hablamos de la paridad femenina en el cine. Nombres muy conocidos del cine internacional han fundado We Do It Together (Lo hacemos juntas), una compañía sin ánimo de lucro que busca dar oportunidades a las mujeres en Hollywood, financiando historias realizadas, producidas y dirigidas por ellas. ¿Es posible una iniciativa similiar en España?

Allí tienen una visión muy pragmática, y tienen como lema que las mujeres deben emplear a otras mujeres, para romper el círculo vicioso de emplear siempre a los que conoces, o sea a otros hombres, porque son los que, a su vez, trabajan. Está bien, lo que ocurre es que allí tienen una forma de financiar el cine que es mediante fundaciones y desgravaciones fiscales que aquí no tenemos, por lo que no sé si sería posible algo así, porque ¿cómo lo financias?

twitter facebook googleplus linkedin email
Cerrar
Mailing de la Academia de Cine
Apúntate a nuestra lista de correo y recibe antes que nadie información sobre nuestras actividades y toda la actualidad del cine español.
FacebookInstagramTwitterYoutube