Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro: “Se ha desprestigiado durante mucho tiempo la palabra zombie”

Por María Gil · Fotografías de ©Quim Vives · 8 octubre, 2020

Con Malnazidos, película de aventuras que sitúa una amenaza de muertos vivientes en plena Guerra Civil, inauguran el Festival de Sitges 2020

Era cuestión de tiempo que Javier Ruiz Caldera, bregado en todo tipo de comedia y responsable de éxitos como Tres bodas de más y Superlópez, y su montador de cabecera, Alberto de Toro, compartieran el sillón de director. Solo faltaba dar con la historia perfecta, que encontraron hace diez años en la novela Noche de difuntos del 38, de Manuel Martín, y ahora adaptan al cine en Malnazidos. En este título, un variopinto grupo de combatientes de bandos rivales deben dejar de lado el odio mutuo y aliarse para hacer frente a un adversario común. “Se ha hecho cine de la Guerra Civil y se ha hecho cine de zombies pero nunca se habían mezclado estos dos elementos y no entendemos por qué”, reflexionan los realizadores sobre esa combinación, no por improbable menos acertada y en la que han volcado sus filias cinematográficas: “evidentemente lo que hemos comido, sale”.

¿Qué les cautivó de la novela?
A.T: Aunaba dos géneros que a nosotros nos fascinan, el género bélico y un poco el de terror y sobre todo los zombies.

¿El humor también estaba en Noche de difuntos del 38 o es marca de la casa?
J.R.C:
Algo había, pero hemos querido potenciarlo. Seguramente la novela era más de género zombie y nosotros hemos querido hacer una película más de aventuras, con tintes de terror y de cine fantástico y algún apunte a la comedia. La idea es que los zombis fueran de cinta de terror, pero a veces los personajes y su forma de relacionarse sí que podían tirar a algo más ligero o a la comedia. No sé si es marca de la casa, pero creíamos que le viene muy bien a Malnazidos y tiene mucho que ver con el cine que nos gusta.

Miki Esparbé, Aura Garrido, Luis Callejo, Álvaro Cervantes, Jesús Carroza y María Botto encabezan un reparto muy coral, en el que cada rol está muy perfilado.
J.R.C: Las películas colectivas que nos gustan son aquellas en las que cada personaje tiene su momento de gloria. Y eso sí lo hemos trabajado mucho con los actores. Buscábamos unos físicos muy particulares, tanto por los rostros, como por el vestuario y su manera de actuar y hemos tenido suerte de que todos a los que queríamos han dicho que sí y grandes nombres han querido hacer papeles no tan protagónicos. Y luego hemos hecho un cásting para mezclar a estos intérpretes con la sorpresa de otros desconocidos, como podría ser Manel Llunell, que interpreta a Decruz. Ellos forman una tropa: unos personajes que al principio no se conocen y que acaban siendo un equipo muy unido.

Pese a la temática, en el metraje nunca se menciona la palabra zombie, el título ya avisa que son “malnazidos”
J.R.C:
Queríamos dar a entender que los personajes no conocían lo que eran estos seres, aunque el término zombie surge en los años 30.

A.T: Se ha desprestigiado durante mucho tiempo la palabra zombie, aunque recientemente ha ganado un poco más de prestigio con The Walking Dead y el cómic, pero hubo una época entre los 80 y los 90 que eran películas muy de serie Z, que daban casi risa, sin embargo en su origen, con George Romero, era una cosa muy seria. Ahora con Guerra Mundial Z, series como la surcoreana Kingdom, la canadiense Black Summer, etc. no dejan de llegar propuestas de zombies.

J.R.C: Nosotros hemos hecho nuestra propuesta de zombis en la Guerra Civil. Este género se mezcla muy bien con otros. Ha habido comedias de zombies, zombies en películas románticas, dramas, películas indies más serias y profundas, hasta Jim Jarmusch ha hecho pelis de zombies. Es un género atemporal y, si la película funciona, siempre va a estar ahí.

Desgraciadamente el cine español sigue batallando con ese sambenito erróneo de que solo se hacen películas de la Guerra Civil. ¿Les hizo dudar sobre si abordar este tema?
A.T: No nos hizo dudar, pero si que al principio nos preguntamos si a los productores recibir este proyecto les iba a dar pereza. Pero creo que en Malnazidos te olvidas bastante rápido de que sucede en esa época.

J.R.C: Queríamos huir de esta Guerra Civil costumbrista, sombría y realista. Queríamos hacer una Guerra Civil diferente y más estilizada porque el género lo pedía. Nos gusta el cine bélico mucho y sobre este conflicto hay películas muy buenas y otras no tanto, pero no creo que haya tantísimas. El sambenito este, cuando ves los números no es cierto.

En la película miembros de bandos rivales, nacionales y republicanos, deben aliarse para hacer frente a un adversario compartido. Parece que los españoles solo nos ponemos de acuerdo cuando hay un problema que nos sobrepasa.
J.R.C: Y ni eso. Ojalá.

A.T: Lo estamos viendo ahora.

“De cualquier película puedes sacar ideología, hasta de Peppa Pig” Alberto de Toro

¿Ven un paralelismo con lo que ha sucedido en la pandemia, donde en los primeros meses sí que hubo un esfuerzo colectivo, pero ahora vemos numerosos desencuentros políticos?
A.T: Nosotros hicimos la película pre-pandemia. Si han salido paralelismos son a posteriori, no tenemos nada que ver. Y por el lado de las dos Españas, teníamos claro que no queríamos hablar de nada político. En el prólogo queda muy claro la intención y el tono de la película. Las lecturas están en la cabeza de uno, de cualquier película puedes sacar ideología, hasta de Peppa Pig (bromea).

J.R.C: El género que nos gusta habla de personajes y de la manera de ser de una sociedad, mas que de una ideología política, que no nos interesa como directores. Pero encantados de que el público pueda ver lecturas en Malnazidos.

Explosiones, zombies y acción a raudales no faltan en la cinta. ¿Hubiera sido posible una producción con estos efectos especiales cuando empezaron a pensar en el proyecto?
J.R.C: Hace diez años no podríamos haberla hecho porque no teníamos estos técnicos. Tanto vestuario, como arte, efectos especiales, fotografía… el nivel técnico es altísimo. Tuvimos un presupuesto elevado, pero mucho menos del que requeríamos para hacer el nivel de producción que queríamos y, sin embargo, es incontestable la factura técnica y eso es debido al equipo.

A.T: No queríamos abusar de efectos digitales. Quizá el público joven que ha mamado esos efectos digitales ya ni lo nota, pero nuestro ojo sí que lo ve y hemos intentado esconderlos lo máximo posible.

J.R.C: Hemos querido hacer el tipo de cine que nos gusta: el de los 70 y 80, con mucho efecto artesanal y en el set. Lo hemos intentado en la medida de lo posible, siempre teniendo en cuenta la seguridad de los actores y la producción. Y luego se potencia con los efectos digitales, que han ayudado y corregido muchas cosas. El Ranchito ha hecho cosas increíbles, pero siempre queríamos que la base fuera real.

Malnazidos inaugura el Festival de Sitges, muestra de la que son asiduos. ¿Con qué sensaciones vuelven a esta cita con el fantástico en un año tan extraordinario como este, en el que tenemos que reivindicar que la cultura es segura?
J.R.C: Para nosotros es la ilusión máxima porque cuando concebimos esta película teníamos a Sitges en la cabeza. Nunca pensamos que la íbamos a presentar aquí y menos a inaugurar porque por cuestión de fechas se iba a estrenar inicialmente en septiembre, antes del festival, y por la pandemia se ha retrasado al 22 de enero. Somos espectadores del certamen desde hace 30 años y teníamos el filtro y el criterio de ‘¿Qué pensarían en Sitges de esta secuencia?’. El público erudito del festival era nuestro baremo.

A.T: No teníamos el objetivo de hacer un filme que fuera a Sitges, pero sí que se pareciera a las que habitualmente disfrutamos aquí.

¿Cómo se han organizado en esta dirección a cuatro manos?
J.R.C: Llevamos tanto tiempo colaborando juntos, siendo amigos y hablando de cine que ha sido muy natural. Yo he dirigido cinco títulos antes de este, pero Alberto ha montado como 30 o 40. Creo que cada cinco películas montadas equivalen a una dirigida. Hablar de ópera prima en el caso de Alberto no puede ser, porque hilaba muy fino a nivel de dirección.

¿Siempre quiso dar el salto de la sala de montaje a estar detrás de la cámara?
A.T: No me había desvivido nunca por dirigir. Lo había hablado con Javi, pero no había tenido la necesidad, me gusta mi trabajo como montador. Salió la oportunidad y aproveché el momento. Yo creo que las cosas funcionan más cuando no estás obcecado en buscarlas.

J.R.C: Codirigir no era una prioridad, pero era algo que nos apetecía. Ha sido laborioso, ha costado una década en la que la peli salía, moría, revivía como un zombie, luego no… hasta que al final los productores nos dieron luz verde.

Tras esta primera vez, ¿Volverán a formar tándem como codirectores?
J.R.C:
Yo voy proyecto a proyecto y buscando películas que me estimulen, que sean un reto y diferentes a lo que ya he rodado. Creo que cualquier director busca reinterpretarse o probarse a sí mismo. Lo más aburrido es repetir la fórmula. Y entre estos proyectos seguramente habrá alguno que querremos hacer juntos, porque la experiencia ha sido muy satisfactoria. Quiero hacer algunas películas y series por mi lado, pero juntarnos forma parte del futuro.

A.T: Sin duda.

twitter facebook googleplus linkedin email
Cerrar
Mailing de la Academia de Cine
Apúntate a nuestra lista de correo y recibe antes que nadie información sobre nuestras actividades y toda la actualidad del cine español.
FacebookInstagramTwitterYoutube
Cerrar

Configuración de cookies

Utilizamos cookies analíticas de Google para medir el tráfico de visitas de nuestra web. De esta forma podemos valorar el rendimiento de nuestra website y realizar cambios según la audiencia de cada página. Si no autoriza el uso de estas cookies no contabilizaremos su visita a nuestra web

Google Analytics

Puede obtener información detallada en nuestra Política de Cookies

Uso de Cookies

Utilizamos cookies analíticas de terceros para medir el tráfico de visitas de nuestra web. Haga clic en el botón “Aceptar” para aceptarlas. Puede cambiar la configuración o rechazar estas cookies pulsando en el botón “Configurar”. Asimismo, puede obtener más información sobre el uso de las cookies en nuestra Política de Cookies

Configurar privacidad